Rafel Fernández, alcalde de Capdepera.

45

El alcalde de Capdepera, el socialista Rafel Fernández, sale en defensa pública de sus policías y anuncia «tolerancia cero» contra los agresores. «Es inaceptable e inadmisible que un grupo de incívicos agredan a la policía en el desempeño de sus funciones. Este clan ha cruzado una línea roja y, con la ley en la mano, aplicaremos la tolerancia cero».

Así de claro y rotundo se muestra el primer edil en declaraciones a Ultima Hora tras los graves altercados registrados el pasado Viernes Santo donde dos policías locales fueron agredidos por un conflictivo clan gitano de la zona. Todo comenzó cuando desde la recepción de un conocido hotel, ubicado en la calle Isaac Peral de Cala Rajada, se dio aviso de que una familia muy numerosa estaba montando una macrofiesta generando mucho ruido y molestando a los usuarios del complejo hotelero y vecinos de la zona.

Al llegar la patrulla de la Policía Local y recriminar dicha acción, uno de los cabecillas del clan -viejo conocido de la Policía- comenzó a increpar a los agentes y comenzó a propinar golpes contra las cristaleras de la recepción del hotel amenazando de muerte al personal laboral del complejo. Los policías le pidieron que se pusiera la mascarilla y que depusiera su comportamiento violento.

Lejos de tranquilizarse, el ahora detenido, lanzó amenazas de muerte e insultos a la fuerza actuante. A partir de ese momento, los policías se vieron rodeados y fueron agredidos.

Noticias relacionadas

«He podido hablar con los policías heridos y se encuentran mejor. Uno de ellos presenta daños en un ojo y un labio y algunos golpes por otras partes del cuerpo. Les he deseado una pronta mejoría y les he transmitido todo mi apoyo. Además, también voy a solicitar una mayor implicación por parte de la Guardia Civil. Tenemos un problema serio de drogas en algunas zonas de Cala Rajada y la investigación y arresto de los narcotraficantes es competencia de la Benemérita», añade Fernández.

Por su parte, el alcalde anuncia que tiene intención, lo antes posible, de completar su plantilla policial con 16 agentes más y de volver a solicitar más presencia del instituto armando en Capdepera.

«En toda la demarcación la Guardia Civil muchos días tan solo tiene una patrulla. Es más, durante el verano que los necesitamos no aparecen por Cala Rajada y ahora nos lamentamos. No se puede vivir atemorizados y hay que poner orden. Tenemos a la USECIC trabajando en la zona, pero hay que detener a los agresores y presentarlos ante la justicia», puntualiza el primer edil.

En el seno policial crece la indignación porque los integrantes del clan gitano se dedican a proclamar a los cuatro vientos que son intocables porque son confidentes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. En este aspecto, Rafel Fernández, apunta: «Se oyen muchas cosas y no voy a valorar rumores o habladurías, pero es verdad que nos ha extrañado que no se les detuviera y que se les cite en el cuartel de la Guardia Civil de Artà», concluye.