La Guardia Civil registró tres viviendas que pertenecían al acusado en enero de 2018. | Redacción Sucesos

11

Colmillos de elefante y sus patas convertidas en asientos, leopardos disecados, cráneos de osos y hasta un escroto de búfalo transformado en vasija. Un coleccionista mallorquín afronta ahora una petición de cinco años de cárcel por un delito de contrabando y otro contra la fauna por comerciar con animales protegidos.

El Seprona de la Guardia Civil detuvo al coleccionista en enero de 2018. Un agente se había encontrado con una serie de anuncios en una página web en los que se vendían un colmillo de elefante por 35.000 euros, un elefante completo por 4.000 y otro por 20.000, un antílope por mil y un lobo ibérico por 2.800. Los agentes contactaron con el vendedor y unas semanas después se produjo una de las mayores incautaciones de animales disecados y otros trofeos de caza llevadas a cabo por el Seprona. En dos pisos de Palma y una casa en Puigpunyent se encontraron cerca de medio centenar de piezas. Según la acusación de la Fiscalía carecía de documentación para buena parte de ellas y, para otras, estos papeles dejaron de ser válidos cuando se cambió su uso de trofeo de caza al comercio.

CALVIA. TAXIDERMIA. Operación récord contra la venta de animales disecados .

Así, el ministerio público considera que se han producido dos delitos y pide una dura pena de prisión, además de una multa de 633.000 euros: cuatro veces más del valor de la mercancía. Esta semana, un juzgado de Palma arrancó el juicio contra el acusado. Su defensa planteó una nulidad de todo el procedimiento y, con ella, la absolución.

El escrito de defensa plantea que la investigación fue iniciada por un «agente encubierto» que actuó como provocador del delito al contactar a través de la web de anuncios y fingir ser un comprador de buena fe. Razona que la legislación acota el uso de este tipo de agentes encubiertos para investigar organizaciones criminales y que éstos tienen que actuar bajo supervisión judicial y que, en este caso no se cumplen ninguno de estos dos requisitos, por lo que toda la prueba obtenida es nula.