Manuel Penalva y Miguel Ángel Subirán, en una imagen de archivo. | Pere Bota

3

La Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Baleares (TSJB) abre la mano a los recursos de las acusaciones que intentan ampliar los delitos de los que pueden acusar al juez Manuel Penalva y al exfiscal Miguel Ángel Subirán por las supuestas irregularidades en la instrucción del 'caso Cursach'. En un auto se corrige el criterio que adoptó el magistrado Carlos Gómez, presidente del tribunal, de obligar a las cuarenta acusaciones a agruparse en solo siete diferentes. Esta decisión fue adoptada por el juez poco antes de concluir la instrucción y limitar las acusaciones contra Penalva y Subirán a revelación de secretos y omisión del deber de perseguir delitos.

Ahora, la Sala, considera que aunque la agrupación «no estuvo carente de justificación, fundamento o proporcionalidad» es «desaconsejable y desproporcionada» mantenerla ahora cuando ya no hay riesgo de que se retrase una instrucción que ya ha terminado. La consecuencia práctica es que se multiplicarán los recursos contra el auto que limitaba las acusaciones y que se da un nuevo plazo a las acusaciones que no pudieron apelar para que lo hagan.

La Fiscalía ya presentó un duro escrito de apelación en el que consideraba vulnerado su derecho a acusar y consideraba que el instructor había tomado decisiones que correspondían a fase de juicio. Anunció que pretende acusar a Penalva y a Subirán de delitos mucho más graves como de detenciones ilegales por ordenar arrestos e ingresos en prisión no justificados o de coaccionar a testigos para conseguir declaraciones falsas.

Además del ministerio público han presentado apelación las siete acusaciones a las que se les permitía hacerlo, también con la intención de ampliar los cargos y los hechos por los que se investiga al juez y al exfiscal.