El principal acusado, durante una entrevista con este diario, hace unos años. | J.B.

El ideólogo de la banda desarticulada en Palma, formada supuestamente por abogados, empresarios y funcionarios, ha admitido que regularizó a casi cincuenta inmigrantes ilegales utilizando empresas quebradas que previamente había comprado a precio de saldo.

El cabecilla lleva dos semanas en la prisión por este caso, que destapó el jueves en primicia Ultima Hora. La Unidad Central las Redes de Inmigración y la Falsedades Documentales (UCRIF) investiga esta trama y no se descartan nuevas detenciones.

Abogados en libertad

Noticias relacionadas

Los dos abogados detenidos el miércoles por dar, supuestamente, cobertura a la organización pasaron ayer al mediodía a disposición judicial. En un principio estaba previsto que fueran trasladados de los calabozos de la Jefatura, donde han pasado tres días, hasta el juzgado de Vía Alemania, para declarar ante el juez Enrique Morey. Pero al final su declaración fue por vía telemática.

Los letrados, defendidos por la abogada Sara Gómez, no quisieron declarar y luego quedaron en libertad con cargos, después de que la fiscal no pidiera prisión para ellos.

Otro dato que ha trascendido es que C. L. reconocía en el Tamib que como empresario tenía deudas con marroquíes ilegales a los que había contratado –algo que en realidad no había ocurrido– y en el acto de conciliación los inmigrantes conseguían arraigo que les permitía obtener papeles para la residencia en Mallorca. El problema es que luego las multas llegaban a los primeros dueños de las empresas hundidas, que no tenían nada que ver con la trama y que no habían contratado a los irregulares.