Imagen de archivo de una actuación de la Policía Local de Calvià.

Una mujer, de origen alemán y nacionalidad venezolana, ha sido condenada a seis meses de prisión por agredir a tres policías locales de Calvià en Peguera la tarde del 16 de febrero de 2019. La procesada admitió los hechos en un juzgado de lo Penal de Palma y se conformó con la pena impuesta.

Los hechos se remontan a las 17.50 horas. La Policía Local fue avisada por trabajadores de un bar de la calle Pinaret de que una mujer en estado ebrio estaba molestando a los clientes del establecimiento. Una vez llegaron los agentes hallaron a la sospechosa durmiendo a escasos metros del local. Al ser cuestionada por lo ocurrido, sin mediar palabra, dio una patada en el pecho a un policía y un puñetazo en una pierna al otro agente.

Tuvo que ser sujetada para que se calmara, pero pudo zafarse de los funcionarios y emprendió la huida, aunque no llegó muy lejos. Pocos metros después se cayó al suelo y pudo ser retenida por otro policía, al que mordió un dedo antes de que la lograra interceptar. En ese instante fue arrestada y, debido al estado en el que se encontraba, fue conducida al hospital de Son Espases.

La historia no acabó ahí. De madrugada, y una vez dada de alta en el centro hospitalario, fue llevada hasta las dependencias de la Guardia Civil de Calvià. Allí en presencia de dos agentes de la benemérita y de un agente de la Policía Local continuó sin hacer caso a las indicaciones que le daban para llevar a cabo el cacheo previo a su ingreso en los calabozos. En ese momento se quitó la ropa, quedando desnuda, y se introdujo un dedo en su zona genital para después limpiarse en la pared ante la atónita mirada de los testigos.

La imputada, a través de videoconferencia, admitió los hechos y se declaró culpable de un delito de atentado y de tres delitos leves de malos tratos. Además de los seis meses de prisión tendrá que abonar una multa de 540 euros.