Imagen de varios agentes de la Policía Nacional en Pere Garau.

69

Se acabó la fiesta. Agentes del Cuerpo Nacional de Policía irrumpieron en la tarde de este sábado en una vivienda de la barriada de Pere Garau, en Palma, tras recibir numerosas llamadas de los vecinos indicándoles que se estaba realizando un cumpleaños infantil con más de una veintena de participantes, incumpliendo muchos de ellos las medidas sanitarias.

A las 16.00 horas, la sala del 091 fue informada de que en la citada vivienda había once adultos y nueve niños, algunos de ellos sin mascarillas y otros haciendo mal uso de ellas, celebrando una fiesta.

Rápidamente los funcionarios policiales se personaron en el lugar y se entrevistaron con los organizadores. Tras solicitar autorización, accedieron a la vivienda e identificaron a todos los adultos presentes y les levantaron las pertinentes actas de sanción por incumplimiento de las medidas COVID-19. A partir de ese momento, la fiesta se dio por finalizada y todos los participantes se llevaron a los niños.

Los vecinos agradecieron la actuación policial a la vez que afirmaban: «Entendemos que se trata de una fiesta de niños, pero hay que cumplir las normas, las normas son para todos».