Agentes de la Guardia Civil y la Policía Local de Calvià en la finca protegida donde se vertían los escombros desde el verano. | OPC

9

La Guardia Civil, en estrecha colaboración con la Policía Local de Calvià, ha denunciado a una empresa subcontratada por arrojar toneladas de escombros procedentes de una obra en el Port d’Andratx en una finca protegida ubicada entre Peguera y Es Capdellà, conocida como Vall Verda.

De acuerdo con los datos facilitados este sábado por la Oficina Periférica de Comunicación (OPC) de la Comandancia palmesana, a principios del mes de noviembre el Ajuntament de Calvià traspasó al SEPRONA (Servicio de Protección de la Naturaleza) las diligencias por esta infracción.

Escombros

Los investigadores visitaron la finca de Calvià, ubicada en una zona ANEI (Área Natural de Especial Interés), y analizaron las toneladas de escombros. Tras una exhaustiva investigación, confirmaron que desde el mes de verano, justo cuando comenzó la obra del Port d’Andratx, se iniciaron los vertidos, que se realizaban de forma discreta para no levantar sospechas. Para esconder todo el material en aquel paraje, los infractores utilizaban camiones y furgonetas. De esta forma, se ahorraban el presupuesto para el reciclaje de los vertidos y las ganancias se disparaban.

Entre el material abandonado había sillas, cables, grifería, tuberías, ladrillos, madera y plástico. Además, durante la investigación se recibió una denuncia por parte del administrador de la empresa que estaba construyendo en el Port d’Andratx contra la compañía subcontratada para las labores de desescombro, por no entregar los materiales de deshecho en un gestor de residuos autorizado.