El detenido, rodeado de policías y la comitiva judicial, durante la reconstrucción de los hechos, el miércoles, en el Secar de la Real. | A. Sepúlveda

La Policía Nacional ha montado un gran dispositivo de vigilancia para evitar enfrentamientos entre los clanes de las dos familias tras el crimen machista del Secar de la Real, en Palma. Los agentes se desplegaron por Son Roca, El Hoyo, El Amanecer y s’Hostalot en previsión de que los familiares de la víctima decidieran vengarse. Hasta el momento no constan amenazas, según confirmaron fuentes policiales. Antonio Cortés, de 35 años, se acogió a su derecho de no declarar este jueves ante los agentes del Grupo de Homicidios que se han hecho cargo de las pesquisas.

Los investigadores tratan de despejar una serie de incógnitas acerca de lo ocurrido, el pasado martes por la noche, en una zona boscosa del Camí de Ca na Verda, junto al poblado de El Hoyo: ¿Por qué Antonio Cortés se deshizo de su teléfono móvil y del de la víctima, Remedios Cortés?, ¿Por qué desnudó a su mujer tras arrebatarle la vida? La autopsia reveló que el agresor se ensañó con la víctima. Le golpeó 21 veces con una piedra y le desfiguró el rostro con un destornillador. Los forenses tomaron muestras de la mujer para averiguar si también sufrió una agresión sexual.

Búsqueda

Los agentes tratan de localizar los terminales en el cauce del torrente para aclarar lo sucedido. El acusado cuenta que ella le llamó para exigirle el pago de un préstamo, pero los policías creen que fue al revés. Él la llamó y la llevó hasta una zona boscosa para matarla y fingir que fue un accidente de tráfico. Antonio Cortés escondió el cadáver entre la maleza y llamó a sus familiares en torno a las 22.15 del martes: «He tenido un accidente y ‘La Reme’ está muerta».

Noticias relacionadas

El asesino confeso fue trasladado por la Policía Nacional, el miércoles por la noche, hasta Son Espases porque sufría un cuadro de ansiedad. El detenido tiene miedo a posibles represalias de los familiares de su mujer. Asegura que poseen armas y que le preocupa que puedan agredir a sus padres. Antonio Cortés y Remedios Cortés tenían cuatro hijos en común de 8, 11, 13 y 15 años. Todos conviven con la familia de la fallecida. El Movimiento Feminista de Mallorca ha convocado hoy, a las 19.00 horas, una concentración en la plaza de España de Palma en repulsa del crimen bajo el lema «Ni una menys».

El asesino confeso pasará esta mañana a disposición judicial en Palma

Antonio Cortés confesó el crimen de Remedios Cortés durante la reconstrucción de los hechos que se llevó a cabo el pasado miércoles en el Secar de la Real. Este jueves, sin embargo, decidió guardar silencio ante los investigadores del Grupo de Homicidios de la Policía Nacional. Está previsto que el detenido pase a disposición judicial esta mañana en los juzgados de Vía Alemania de Palma.

Teléfono de ayuda a las víctimas de violencia de género 016

Servei IBDONA 24 horas 971 178 989