Un grupo de migrantes pasa la noche en los jardines a la espera. | Redacción Sucesos

93

Un grupo de cuarenta inmigrantes llegados desde el pasado jueves en patera a las costas de Baleares han pasado la noche en las zonas ajardinadas junto al puerto de Palma, en el Passeig Marítim, esperando la apertura de las taquillas para poder comprar un billete para viajar a Barcelona o Valencia.

El procedimiento policial es el siguiente: Una vez recepcionados los migrantes por agentes de la Brigada de Extranjería de la Policía Nacional, se les incoa el correspondiente expediente de expulsión. Al encontrarse todos los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIES) al máximo de su capacidad y las casas de acogida, totalmente saturadas, todos quedan en libertad.

Muchos de ellos deciden adquirir un billete (que lo paga la ONG) y se desplazan a la Península. Policialmente, allí se les pierde el rastro.

De los inmigrantes ilegales llegados a Baleares desde el jueves al sábado, un total de 13 han dado positivos en coronavirus (6 de Mallorca y 7 en Ibiza) y están custodiados por la Policía Nacional, cumpliendo las medidas sanitarias en algunos de los hoteles puente.

Los argelinos que llegan a la Península procedentes de las Islas son atendidos en Valencia y Barcelona por ONG, que les ofrecen un kit de ropa si no lo han percibido antes en Baleares. El mismo está compuesto por un chándal, zapatillas, tabaco y una cantidad económica de entre 100 y 200 euros.