En el escaparate del negocio se han colgado carteles con cuatro fotografías del ladrón en el momento que revienta las máquinas y pidiendo colaboración ciudadana para localizarlo. | G.P.

35

La polémica está servida. En un local de comida rápida de Llucmajor se han colgado carteles con la fotografía de un supuesto ladrón destrozando las máquinas expendedoras, que sufrieron tantos daños que el negocio no ha podido reabrir hasta que no sean reparadas. Junto a las imágenes, aparece un mensaje: «Este individuo nos ha estropeado la tienda. ¿Lo conoces?».

Fuentes de la Guardia Civil explicaron este sábado que el robo se produjo hace unas semanas, pero no tenían conocimiento de que las víctimas hubieran colgado los carteles. El negocio está ubicado a la entrada del pueblo y consta de unas máquinas expendedoras de comida y bebida.

Destrozos

El día del robo, un sujeto con una sudadera de color clara, con capucha, pantalones oscuros y deportivas se acercó a dos máquinas expendedora y consiguió reventar el cristal de seguridad. Luego, introdujo la mano derecha y fue sacando productos, que escondió en una mochila de camuflaje militar. El sujeto se giró continuamente, para comprobar que no pasaba nadie por ese tramo de la calle a esas horas. Lo que no sabía el sospechoso es que toda la secuencia quedó grabada por una cámara de seguridad.

Fuentes de la investigación señalaron que se presentó una denuncia por los daños y el robo y que la Guardia Civil abrió diligencias. Los agentes realizaron una inspección ocular en el local asaltado y las pesquisas siguen en marcha. Estos días, sin embargo, han parecido colgadas unas fotos (al menos cuatro) del presunto ladrón robando. Se trata de capturas de la cámara de seguridad que fueron aportadas a los investigadores. Al lado de los carteles, han colgado otro en el que se anuncia que está cerrado «hasta que podamos reparar los daños». Este periódico se puso este sábado en contacto con las víctimas del robo, que explicaron que ocurrió «hoy hace quince días» y que el intruso reventó el cristal de seguridad de dos de las cuatro máquinas expendedoras, causando cuantiosos daños. «Además, se llevó género», apuntaron. El responsable añadió que había denuncia en la Policía Local y también en la Guardia Civil y confirmó que a pesar de la grabación, de momento no se ha detenido al sospechoso. Para reventar las pantallas utilizó una piedra, con la que golpeó reiteradamente en el vidrio hasta que abrió un agujero y pudo introducir el brazo.