La Fiscalía pide una condena de doce años y medio de cárcel para Antonio Silva Acevedo, el presunto homicida de Son Gotleu que mató a su compañero de piso durante una discusión, en septiembre del año pasado. El juicio está previsto que empiece este lunes, con un jurado popular.

Según la calificación fiscal a la que ha tenido acceso Ultima Hora, el acusado portugués, que tenía antecedentes por otros delitos, entre las 22.37 y las 23.29 horas del 20 de septiembre regresó a su domicilio, ubicado en la calle Indalecio Prieto número 36, en Palma. Allí comenzó una discusión con Elías Martín Espinosa, su compañero de piso, «con el que venía manteniendo una mala relación, siendo continuas las discusiones en días anteriores».

Alquiler de habitación

El motivo de las disputas era el precio del alquiler de la habitación que pagaba el anciano portugués y esa noche «con la intención de quitarle la vida», según consta en el escrito del ministerio público, «cogió unas tijeras y se las clavó a Elías en la parte inferior del lado derecho del cuello, que le seccionó la yugular derecha, ocasionándole abundante sangrado (pérdida de 3 o 4 litros de sangre) y parada cardiorrespiratoria».

El persona médico del 061 no pudo atajar la tremenda hemorragia, a pesar de que intentaron mantenerlo con vida durante más de una hora. Elías, de nacionalidad ecuatoriana y muy querido por sus vecinos, falleció a las dos y media de la madrugada. El inmigrante, que tenía 50 años, estaba casado y tenía cinco hijos. El acusado fue detenido en Son Gotleu y luego ingresó en prisión.

Noticias relacionadas

Ahora, la Fiscalía pide doce años y medio de cárcel para el homicida y una indemnización de 115.500 euros para la viuda, así como otra de 99.000 euros para el hijo menor.

Familia

Tras el crimen, este diario entrevistó a la familia de Elías, que contaron que «nuestro tío era la persona más generosa del mundo. A distancia, mandando dinero desde Mallorca, mantenía en Ecuador a toda su familia: su mujer, sus cinco hijos y su nieta. Era muy trabajador y nunca se metía en problemas, no entendemos cómo ha podido ocurrir una tragedia así. Estamos destrozados». El inmigrante trabajaba como albañil y hacía poco más de un año se trasladó a Son Gotleu.

La acusación particular solicita un año más que el ministerio público

La acusación particular del caso, representada por el abogado Ricard Mesquida, solicita un año más de cárcel que la Fiscalía y una indemnización económica de 265.000 euros para la viuda y los hijos del albañil degollado en Son Gotleu. El homicida juzgado es insolvente, por lo que será complicado que compense a los herederos.

La familia de Elías, en la redacción de 'Ultima Hora'. Foto: ALEJANDRO SEPÚLVEDA