Imagen de la droga incinerada. | Delegación de Gobierno

La Delegación de Gobierno en Baleares ha quemado este jueves cuatro toneladas de hachís en la planta incineradora de Son Reus, droga que fue incautada el pasado marzo en un velero de bandera holandesa a 80 millas del sur de Ibiza.

El alijo fue incautado el pasado 26 de marzo en una operación conjunta de Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria y la Policía Nacional, explica la Delegación de Gobierno en las islas en una nota.

La embarcación había fondeado previamente en aguas de Mallorca y fue interceptada en aguas de Ibiza tras realizar una ruta sospechosa. El momento de la detección, los dos tripulantes intentaron quemar la droga y prendieron fuego a la embarcación, por lo que fueron detenidos. En Son Reus se han destruido, tras obtener la autorización judicial, 134 fardos de resina de hachís con un peso de unos 3.800 kilos y valorados en más de 21 millones de euros.

El secretario general de la Delegación de Gobierno en el archipiélago, Ramón Morey, y el director del área de Sanidad, Raúl Izquierdo, han supervisado la quema de estos estupefacientes. También han asistido al acto representantes de los departamentos implicados en la operación conjunta.

Las autoridades con las cuatro toneladas de hachís en la incineradora de Son Reus.