Arrestada en Palma por abandonar durante días a sus hijas pequeñas para consumir droga y tener sexo

| Palma |

Valorar:
La Unidad Familia Mujer (UFAM) de la Policía Nacional, al frente de la investigación del caso.

La Unidad Familia Mujer (UFAM) de la Policía Nacional, al frente de la investigación del caso.

A. Sepúlveda

Arrestada una madre por abandonar a sus hijas pequeñas (todas ellas de corta edad) mientras ella consume droga y mantiene sexo con desconocidos.

Agentes de la UFAM (Unidad Familia Mujer) de la Policía Nacional han detenido a un mujer, de unos 40 años de edad y nacionalidad española, acusada de un presunto delito de malos tratos en el ámbito familiar y abandono de menores. Al margen de otras conductas delictivas que están en fase de investigación.

Denuncia en Jefatura

Hace unos días, se personó en la Jefatura de Policía el hijo mayor de la mujer. Se trata de un chico de 20 años, acompañado de su padre. Muy afectado y visiblemente nervioso, el chico relató unos hechos muy graves que afectan directamente a sus hermanas pequeñas. El denunciante sostiene que su madre, desde que se separó de su pareja sentimental, vive totalmente enganchada a las drogas y el abandono que sufren las pequeñas es total. El hijo no duda en afirmar que es algo habitual que su progenitora se desentienda, durante días e incluso semanas, de sus hijas. «Me he encontrado a mis hermanas en el parque solas y cuando les he preguntado me han dicho que no podían volver a casa porque la mamá no estaba». Así, una historia detrás de otra. Del mismo modo, también es algo frecuente que la mujer mantenga relaciones sexuales con hombres (desconocidos por el denunciante) delante de la niñas o que su madre consuma drogas ante las niñas.

Uno de los episodios más recientes fue que una de las niñas tenía heridas en la piel desde hacía más de diez días. El hermano se la llevó al pediatra y éste les recriminó que no hubieran ido antes. La niña, dijo que su mamá le había llevado al médico, pero que al ver que había mucha cola no quiso esperar y se fueron. La enfermedad empeoró con el paso de los días sin recibir tratamiento. Tiempo atrás, el joven tuvo que dormir en el coche algunas noches porque la madre al enfadarse lo echaba de casa.