Entrada de Urgencias del hospital de Son Espases. | M. À. Cañellas

5

Carla, es una mujer de 40 años que el pasado 31 de mayo sufrió un grave accidente de moto en el punto kilométrico 2 de la Ma-3240, es decir, la carretera que une las localidades de Inca y Sineu.

En un momento dado, de forma totalmente accidental, un turismo y la motocicleta en la que viajaba junto a su marido, sufrieron un ligero ‘raspado’. Es decir, se tocaron lo suficiente para que el motorista perdiera el control y salieran despedidos. Carla, que viajaba de ‘paquete’ (acompañante en el asiento trasero), sufrió lesiones muy graves. A consecuencia del mismo, le tuvieron que amputar una de sus piernas.

Ahora, meses más tarde, remite al periódico Ultima Hora una carta de agradecimiento que dice así: «Con estas palabras quiero expresar mi eterno y más sincero agradecimiento a todas y cada una de las personas que estuvieron a lo largo de estos días atendiendo mis heridas en el hospital Son Espases. Me han cuidado y brindado tanto cariño en la situación tan difícil que nos tocó pasar a toda mi familia.

A al personal médico, enfermeros, auxiliares, celadores, personal de limpieza, a todos los sacerdotes que me visitaron. No quiero olvidarme de nadie. Así hago extensivo mi agradecimiento a todo el personal del hospital. Institución médica que me enorgullece como habitante de esta Isla. Fueron una parte fundamental e indispensable para mi recuperación y eso lo llevaré guardado eternamente en mi corazón. La vida me dio un golpe duro, pero sin embargo y en contrapartida me regaló un puñado de personas maravillosas que hicieron el camino mucho mas fácil».