Las víctimas son primos y familiares del propietario de la finca. | Pilar Pellicer

10

El segundo hombre que resultó intoxicado mientras realizaba tareas de mantenimiento en un pozo de Montuïri falleció este sábado a las 23.58 horas. El hospital de Manacor comunicó al juzgado de guardia de Palma la muerte de Mateo Ribas Gallard, de 46 años, vecino de Palma.

El fallecido permanecía ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos de Manacor a consecuencia de la intoxicación y asfixia por gases tóxicos generas por una fosa séptica.

Los hechos

Noticias relacionadas

Mateo Ribas Gallard, de 46 años, y Mateo Rigo Ribas, de 47 años, estaban realizando trabajos de mejora y mantenimiento en el citado pozo cuando se produjo el triste suceso. Por el momento se desconoce si el pozo tiene conexión con una fosa séptica o si por el contrario se produjo algún tipo de filtración. Lo que los investigadores tienen seguro es que los hombres sufrieron una intoxicación por gases acumulados.

Las víctimas son primos y familiares del propietario de la finca. El accidente se produjo en torno a las ocho y media de la mañana de este sábado en una finca ubicada en las inmediaciones del la calle Garrovers, cerca de la carretera de Montuïri con Petra. Las primeras llamadas eran algo contradictorias, pero ya informaban de la presencia de dos hombres atrapados en el interior de un pozo. Con suma rapidez, varias dotaciones de los Bombers de Mallorca, Policía Local de Montuïri, Guardia Civil y una ambulancia medicalizada del Servei d’Atenció Mèdica Urgent (SAMU-061) y otra de Soporte Básico acudieron al lugar de los hechos para tratar de auxiliar a las víctimas.

Las fosas sépticas pueden provocar la muerte por asfixia

Los expertos informan que los interiores de los pozos, colectores de agua o fosas sépticas pueden acumular una gran cantidad de gases pesados. En algunas ocasiones, estos gases desplazan el oxígeno hacia arriba y si éste es insuficiente, puede provocar la muerte por asfixia a todas aquellas personas que estén dentro.