Momento en el que la joven herida era introducida en una ambulancia del SAMU-061 para ser trasladada hasta el hospital de Manacor.

5

Claudia, una joven de tan sólo 14 años y vecina del municipio de Manacor, nunca olvidará el último viernes del mes de julio de 2020. Parecía un día más de playa en compañía de sus amigos, pero el infortunio quiso que, en torno a las 19.30 horas, sufriera una aparatosa caída contra las rocas en Cala Murta, en Porto Cristo (Manacor).

Se trata de una de las playas más frecuentadas por los jóvenes y personas de mediana edad de la zona del Llevant. Los chicos estaban saltando desde las rocas al mar, a una altura aproximada de un metro. En un momento dado, Claudia Izquierdo se disponía a subir de nuevo a la zona rocosa cuando, de forma accidental, una de sus manos de apoyo le resbaló y cayó al agua. La adolescente tuvo tan mala suerte que en su salto al vacío introdujo uno de los pies en el interior de un agujero fracturándose el tobillo por dos partes.

Rota de dolor, la chica comenzó a pedir ayuda a sus amigos. La fractura y los golpes que sufrió en varias zonas de cuerpo le impedían nadar. Uno de sus compañeros, que estaba en las rocas, se lanzó rápidamente en su ayuda y, con gran esfuerzo, consiguió mantenerla a flote hasta la llegada de Joan Amorós, otro de sus amigos, que se encontraba en las inmediaciones con su piragua. Una vez allí, sus rescatadores colocaron a la chica en la piragua y la condujeron hasta la orilla y solicitaron ayuda a los equipos de emergencia y alertaron a los padres de la herida.

Con suma celeridad, el padre de Claudia, los Bombers de Mallorca, una UVI medicalizada del SAMU-061 y la UTC (Unidad Territorial de Costas) de la Policía Local de Manacor, se personaron en el lugar para auxiliar a la joven.

Tras conseguir inmovilizar a la paciente, el médico de la ambulancia, solicitó a los expertos que se autorizara una evacuación de la víctima por el mar, pero las adversas condiciones marítimas desaconsejaron esta opción. Por ese motivo se decidió hacerlo por tierra. Durante más de 20 minutos los bomberos, personal sanitario y el propio padre de la chica trasladaron la camilla a peso por un terreno de orografía abrupta hasta llegar a la ambulancia.

Agradecimiento de la familia Izquierdo-Bernabé a los equipos de emergencia

«La familia Izquierdo-Bernabe quiere dar las gracias a los Bombers de Mallorca. A Cristina (médico), Marga (enfermera) y Manuel (técnico) del SAMU-061 y a la Unidad Territorial de Costas (UTC) de la Policía Local de Manacor por el rescate realizado a nuestra hija. Arriesgaron su integridad física por las condiciones del terreno y ofrecieron un trato muy profesional. Mil gracias de todo corazón. No está pagado el trabajo que realizáis. Gracias a Carmen, Sebastiá, Jaume, Lluis, Juan, Pablo, Albert y Joan Amorós, los amigos de nuestra hija. Y gracias a los doctores de trauma Lucia Quintas y Marimón del hospital de Manacor»