El hombre, en un Juzgado de lo Penal de Palma, poco antes de reconocer que intentó agredir sexualmente a una joven el pasado mes de marzo. | Juan P. Martínez

43

Un hombre, de 29 años de edad y nacionalidad marroquí, reconoció en un juzgado de Palma haber intentado violar a una joven en el camino de s’Elia en Petra, la tarde del 9 de marzo del presente año. El procesado aceptó una pena de siete meses de prisión por un delito de agresión sexual en grado de tentativa.

El acusado, que se encuentra en situación irregular en España, estaba preso desde que fue arrestado por estos hechos. Horas después de celebrarse la vista quedó en libertad tras quedar suspendida la pena por un periodo de tres años.

Paseo

Según el escrito del ministerio público, el imputado se topó con la víctima mientras paseaba por el camino de s’Elia, en Petra. Eran las 15.30 horas del 9 de marzo. El varón se dirigió a la chica y le cogió del brazo mientras le dijo que iban a ser «sólo dos minutos», explica la Fiscalía. Segundos después la lanzó al suelo y le tapó la boca con su mano. Mientras esto ocurría le intentó bajar los pantalones. La joven pudo zafarse del procesado, que salió corriendo del lugar tras no conseguir su propósito. Poco después el hombre fue detenido por la Guardia Civil.

Como consecuencia de este episodio, la perjudicada sufrió varias lesiones en distintas partes del cuerpo. Además de la pena de prisión, a la que se llegó tras un acuerdo entre las partes antes de la vista, y que quedó suspendida por un periodo de tres años, el hombre no podrá acercarse a la víctima a menos de 200 metros durante cuatro años.

Asimismo tendrá que indemnizarla en 360 euros por las heridas que le ocasionó en el forcejeo.