La víctima siendo atendida por las heridas causadas por el ocupa de su piso.

«Estoy consternado. Tengo pesadillas constantes de que va a venir a por mí». Es el duro testimonio de un joven mallorquín, de 27 años, que fue atacado por el ocupa de su piso, el pasado 18 de julio, en s’Arenal. El agresor le disparó en el cuello con una pistola táser y luego le propinó seis puñaladas por la espalda y tres en la cara.

El inquilino, que vive con su mujer y sus tres hijos, llevaba nueve meses sin pagar el alquiler de la vivienda. El propietario estuvo todo ese tiempo sin recibir ni un solo euro. Sin embargo, el pasado 17 de junio, ambos acordaron que el hombre dejaría el inmueble en dos semanas. El agresor incumplió el pacto.

Ataque

«Pasó ese periodo y todavía seguía en mi piso. Entonces, el sábado acudí a la casa para hablar amistosamente con él de que tenía que marcharse. Cuando llegamos mi novia y yo, nos abrió su mujer y, en cuestión de segundos, apareció él. Fue corriendo a la cocina a buscar un cuchillo y vino directo a por mí. Empecé a correr por las escaleras, pero me disparó con una pistola táser y me desplomé. Luego me apuñaló por la espalda y en la cara», narra el perjudicado, que todavía está en shock por lo sucedido y asegura que está «vivo de milagro».

Ese mismo día, la Policía Local acudió al edificio porque un ciudadano dio la voz de alarma. Los agentes detuvieron al dueño del piso, al agresor y a la mujer de este. El inquilino ha denunciado al propietario de la casa por allanamiento.

Algunas de las heridas que presentaba la víctima.