La Guardia Civil rescató a un hombre en el Torrent de Pareis. | Guardia Civil

19

La Guardia Civil, ayudada por los Bomberos de Mallorca, ha rescatado en un periodo de cinco días a seis senderistas y a una bañista, tres de ellos extranjeros, que solicitaron ayuda porque se habían perdido, accidentado o se sentían indispuestos.

El primero de los rescates se produjo el pasado día 9 a mediodía en Cala Estellencs, donde se evacuó a un hombre de nacionalidad española y 69 años de edad en un helicóptero al hospital de Son Espases. El hombre había sufrido una caída accidental desde 5 metros de altura y se encontraba herido grave.

Ese mismo día, en una cala de Alcúdia, otro senderista también cayó desde 5 metros. Resultó asimismo herido grave y fue rescatado en camilla hasta la ambulancia, en una actuación en la que también participaron la Policía Local y Protección Civil.

Un día después la Guardia Civil auxilió a una mujer francesa de 46 años que había llegado a la parte baja de los acantilados de Cabo Blanco nadando, estaba cansada y deshidratada y se le había hecho de noche. Los agentes la ayudaron a subir por el acantilado.

En la mañana del día 12 un hombre de 33 años que formaba parte de un grupo de 15 que recorrían el Torrent de Pareis sufrió una indisposición que le impedía progresar en la actividad, por lo que los bomberos se encargaron de llegar hasta él por tierra.

Le dieron una primera asistencia, el helicóptero de la Guardia Civil lo rescató mediante una grúa y fue trasladado a Son Espases.

Guardia Civil

Por la tarde de ese mismo día un senderista avisó a los servicios de emergencia de que se había extraviado por zona montañosa de Orient y dos especialistas del grupo de montaña de la Guardia Civil salieron en su búsqueda.

Lo encontraron deshidratado y con síntomas de agotamiento, le dieron asistencia y lo acompañaron en todoterreno oficial hasta la estación de tren de Santa María para volver a su domicilio.

Por la noche del día 12 se recibió aviso del extravío de un ciudadano británico de 54 años de edad, entre Sant Elm y Estellencs. Los guardias civiles y bomberos que acudieron en su ayuda lo encontraron cansado, deshidratado, con arañazos por todo el cuerpo pero sin lesiones importantes.

Se le ayudó a ascender hasta el camino principal y finalmente no necesitó asistencia médica. Sobre las 6 de la mañana los agentes le dejaron en el hotel de Estellencs donde se alojaba.

En la tarde del día 13 se recibió aviso del extravío por la zona de los pantanos en la Serra de Tramuntana de una mujer de nacionalidad alemana y 57 años de edad. Tras buscarla por tierra sin éxito, la aeronave de la Guardia Civil la halló bastante lejos del punto de referencia que había dado la señora a los servicios de emergencia. Estaba agotada y deshidratada, fue asistida y trasladada por el helicóptero a la localidad de Sóller donde la mujer reside.