El ultra que lanzó una patada voladora, ante el juez.

El ultra del RCD Mallorca que agredió a un vigilante de seguridad en los prolegómenos del partido Mallorca-Sporting de Gijón, disputado en mayo de 2019, será juzgado por atentado contra agente de la autoridad.

El magistrado entiende que la violenta agresión se produjo en el exterior del estadio cuando el vigilante tuvo que intervenir en un altercado producido entre varias personas en el marco del dispositivo de seguridad establecido de forma conjunta con el Cuerpo Nacional de Policía. Al tratarse de una actuación amparada bajo la dirección y responsabilidad del coordinador de seguridad de la Policía Nacional, el juez entiende que está justificada la catalogación de agente de la autoridad.

El ultra mallorquinista propinó al vigilante una fuerte patada en el tórax cayendo al suelo y golpeándose la rodilla derecha y muñeca izquierda ocasionando lesiones de carácter leve. Por ese motivo, el imputado se enfrente a penas de hasta seis años de cárcel; tres por lesiones y otros tres por atentado.

El vigilante, defendido por el letrado Eduardo Luna, cuentan con el informe favorable del inspector jefe de la Brigada de Seguridad Ciudadana de la Policía Nacional que avala la figura de agente de la autoridad del vigilante. Se trata de una decisión judicial muy importante para el sector de la seguridad privada que vienen reclamando, desde hace años, que los magistrados apliquen esta figura a los profesionales.

Por otra parte, algunos de los implicados en esta reyerta también están siendo investigados por otras causas, tales como organización criminal.