El personal sanitario tuvo que atender in situ a las víctimas teniendo una de ellas que ser trasladada a un centro hospitalario (Urgencias) para ser atendida a consecuencia de las lesiones que presentaba. | CATI CLADERA

36

Tres mujeres, integrantes de una misma familia, resultaron heridas de diversa consideración tras sufrir el ataque de su gato en el Coll d’en Rabassa de Palma.

Los hechos sucedieron hace unos días en la calle Jacob Sureda. La propietaria de un felino llamó, muy nerviosa y alertada, a los equipos de emergencia alertando de que su gato se había vuelto totalmente loco y estaba atacando a todos los miembros de su familia.

Rápidamente, una dotación de la Policía Nacional se desplazó hasta el domicilio familiar. A su llegada, se encontró a tres mujeres (abuela, madre e hija) con heridas de diversa consideración provocadas por las garras del animal.

Los agentes llamaron al SAMU-061, a sus compañeros de Policía Local y a un veterinario del Centro Sanitario Municipal de Protección Animal de Son Reus. El personal sanitario tuvo que atender in situ a las víctimas teniendo una de ellas que ser trasladada a un centro hospitalario (Urgencias) para ser atendida a consecuencia de las lesiones que presentaba.

Finalmente, los técnicos y veterinario de Son Reus consiguieron inmovilizar al animal y trasladarlo a la perrera municipal.

Según el relato de las propietarias, el felino es un animal muy territorial y le gusta marcar su zona. Explicaron que en algunas ocasiones había generado algún pequeño incidente, pero que en esta ocasión el gato había «enloquecido» y se encontraba fuera de control. De hecho, cuando intentaron introducirlo en un transportín, éste se puso muy arisco y violento.

Los policías y sanitarios que acudieron al lugar se quedaron muy sorprendidos al comprobar el alcance de las heridas que presentaban las mujeres. Una de ellas, tenía toda la espalda llena de cortes y sangre. «Parecía que le habían acuhillado», apunta uno de los testigos.