Bomberos en el luga del accidente. | Alejandro Sepúlveda

22

Un voluntario colombiano de 42 años murió este martes en un accidente laboral en la parroquia de Santa Catalina Tomàs, en la plaza Santa Pagesa de Palma. El hombre arreglaba unos fluorescentes cuando se precipitó desde 20 metros al interior del templo, contra los bancos de los feligreses.

De acuerdo con los datos facilitados por la Jefatura palmesana, la caída se produjo pasadas las cinco de la tarde, cuando el voluntario sudamericano y otros compañeros subieron al techo de la parroquia, para reparar la iluminación. El hombre caminaba sobre unas vigas de hormigón, pero sin darse cuenta pisó un contrachapado que cedió por su peso y se precipitó sobre los bancos de la iglesia. El impacto fue tremendo, pero cuando corrieron a auxiliarle el hombre estaba consciente e incluso intentaba levantarse.

Noticias relacionadas

Lesiones críticas

Uno de sus brazos estaba destrozado y se quejaba de un fuerte dolor en el pecho. Poco después, su estado empeoró y los médicos de las ambulancias que acudieron a la iglesia le estabilizaron. Estaba en parada cardíaca y al borde de la muerte. Llegó con vida al hospital de Son Espases, pero al poco tiempo falleció en el quirófano, aunque en un primer momento lograron estabilizarlo, pero sobre las diez y media se certificó su muerte.

El Grupo de Homicidios se ha hecho cargo de la investigación y tiene previsto tomar declaración a los responsables de la parroquia y a los compañeros del voluntario para conocer los detalles del accidente. Los bomberos de Palma, por su parte, revisaron el tejado por si había riesgo de desprendimientos.