Imagen de archivo de agentes de la Guardia Civil, que detuvo al agresor en Palmanova. | Michel's

11

Efectos colaterales del estado de alarma. Un hombre ha sido detenido en Palmanova por romper dos dientes a un compañero de piso porque le exigió el pago del alquiler de la cuarentena. El agresor se encontraba con la víctima tomando unas cervezas en la cafetería de un supermercado de la zona cuando iniciaron una discusión por el impago de dos meses. El arrestado, que llevaba cerca de medio año viviendo en el domicilio, trabajaba como fontanero y con la crisis sanitaria no tiene ingresos para pagar el alquiler que comparte con otras tres personas.

Los hechos tuvieron lugar en torno a las 14.30 horas del pasado martes en la cafetería de un supermercado de Palmanova. Los dos hombres, de mediana edad y nacionalidad española, estaban en el establecimiento tomando unas cervezas. El denunciante, que le realquilaba una de las habitaciones, le exigió el pago de dos meses, que asciende a 1.200 euros, y tras una discusión se enzarzaron en una brutal pelea.

El subarrendador perdió dos dientes y presentaba hematomas por todo el cuerpo. El agresor también sufrió lesiones como hematomas en el ojo derecho, en los brazos y heridas en la rodilla derecha. La camiseta que llevaba el detenido quedó impregnada de sangre. El propietario del local avisó a la Guardia Civil de Calvià del incidente y los agentes se presentaron en cuestión de minutos en el lugar de los hechos y detuvieron al hombre por un presunto delito de lesiones graves. Un médico forense los atendió para evaluar las heridas que presentaban ambos.

El arrestado fue trasladado al cuartel de Son Bugadelles, en Santa Ponça, y este miércoles al mediodía se acogió a su derecho a no declarar por videoconferencia ante la jueza de Instrucción 2 de Palma, en funciones de guardia.

El hombre, asistido por el abogado Antonio Luis Antich Ferrer, fue puesto en libertad. Tiene previsto irse a vivir a casa de su madre porque se siente amenazado y también interpondrá una denuncia contra su compañero de piso por las lesiones sufridas.