Policía Nacional acudió en ayuda de los equipos sanitarios del SAMU-061 en Son Banya.

27

Alarma en el poblado de Son Banya. A las 17.35 horas, una mujer que reside en la calle 5 del poblado chabolista solicitó la asistencia de una ambulancia del SAMU-061. A su llegada, el personal sanitario descubrió que la mujer presentaba todos los síntomas de padecer el COVID19. Cuando el médico le comunicó que tenía que trasladarla al hospital para realizarle más pruebas, la paciente se puso muy nerviosa y no quiso ser ingresada. Ante la grave amenaza que presentaba, los sanitarios comunicaron los hechos a la Policía Nacional quienes organizaron un amplio dispositivo para entrar a Son Banya y poder trasladar a la paciente a Son Llàtzer.

A las 21.15 horas, más de una veintena de agentes de la UPR (Unidad de Prevención y Reacción), Rayos (motoristas) y varios radiopatrullas irrumpieron en el poblado y consiguieron sacar a la mujer e ingresarla en el centro hospitalario. La sintomatología que presenta la paciente, a falta de confirmación oficial, hace pensar que puede estar contagiada. Por su parte, la Policía Nacional detuvo durante la jornada del lunes a otros cinco hombres, cuatro en Palma y uno en Eivissa. Uno de los arrestos más destacados fue el de un alemán, de 41 años, que se encontraba sentado en el pasillo de una superficie comercial (Carrefour) sin comprar utilizando el Wifi para ver películas con su teléfono móvil. Cuando el vigilante de seguridad le llamó la atención, reaccionó de forma violenta, llegándole a propinar dos puñetazos en el rostro. Una patrulla acudió al lugar y, al no atender a los requerimientos de los agentes, acabó arrestado. Otro de los detenidos fue un joven español de 21 años en la barriada de Son Gotleu. El chico, se encontraba caminando por la calle Indalecio Prieto, a las 11.25 horas, cuando fue interceptado por una patrulla. Cuando los agentes se pusieron a su lado, éste les dijo: «¿A qué corro?, para acto seguido, salir corriendo por la citada calle. A escasos 30 metros, el joven fue interceptado por los policías. Acto seguido, mucho más tranquilo, confesó a los funcionarios que prefería estar encerrado en la cárcel que estar un día más encerrado en su domicilio. Acto seguido, se procedió a su detención.

Finalmente, también se arrestó a un hombre de 37 años por reiteración dado que le constaban cuatro actas administrativas anteriores.

Noticias relacionadas