Dos agentes de la Guardia Civil observan el catamarán en Cala Egos. | Michel's

23

El matrimonio alemán que se encuentra en un catamarán fondeado en la bocana del Port d’Andratx se escondió este viernes en el interior del barco cuando vio a la Guardia Civil. La pareja no tiene residencia en Mallorca y deberá abandonar España con motivo del estado de alarma por el coronavirus.

Los agentes ordenaron a los propietarios de la embarcación que salgan de Mallorca. La Guardia Civil y los operarios del puerto intentaron que el barco repostara gasoil en el Club de Vela y que, además, compraran agua y comida para marcharse este sábado a Gibraltar.

Los agentes comprobaron que el propietario de la embarcación, de 15 metros de eslora, no tiene residencia en Mallorca como manifestó en un primer momento el pasado miércoles cuando intentó acceder al Port d’Andratx. Tampoco cuenta con una empresa de alquiler de barcos como dijo, según pudieron constatar los guardias civiles.

El matrimonio no puede amarrar el catamarán en Mallorca si no se cumplen los requisitos por el estado de alarma. La policía portuaria intervino el miércoles para notificarles la prohibición de entrada en territorio nacional.

Noticias relacionadas