El arresto fue practicado por agentes de la UFAM | ALEJANDRO SEPULVEDA

28

La Policía Nacional ha detenido a un hombre, de nacionalidad búlgara y de 32 años, por agredir a su pareja, escupirle y orinarle encima.

El varón, que fue puesto a disposición judicial este domingo, está acusado de un delito de malos tratos, amenazas de muerte, humillaciones y lesiones. Los hechos, según la víctima, se remotan a varios meses atrás. La joven, siendo menor de edad, se fue a vivir con el ahora arrestado a un pueblo del Llevant de Mallorca. Ella se ocupaba de realizar las labores del hogar y si no lo hacía del gusto de su pareja éste comenzaba a increparla, escupirle, agredirla físicamente e incluso la echaba de la vivienda para que durmiera esa noche en la calle. Estos episodios, a medida que transcurrían los días, iban en aumento.

Recientemente, mientras la mujer estaba trabajando en un restaurante, su pareja sentimental se personó allí y la comenzó a increpar e insultar porque no quería que trabajara de cara al público y conociera a otros hombres. Ella, para evitar un espectáculo delante de infinidad de clientes, decidió salir a un callejón lateral ubicado junto al establecimiento. Una vez allí, el varón comenzó a golpearla, se bajó los pantalones y le comenzó a orinar encima, no si antes, escupirle en varias ocasiones.

«Puta, asquerosa, no sirves para nada. Si me abandonas te voy a hacer mucho daño a ti y a tus padres», le repetía en numerosas ocasiones. Ella vivía atemorizada y con miedo permanente en el cuerpo.

Las amenazas fueron en aumento, incluso el sospechoso se dirigió a los padres de ella para amenazarles y advertirles que no se les ocurriera denunciarlo porque las consecuencias serían «letales». Además, el búlgaro también amenazaba a su pareja diciéndole que tenía en su poder vídeos muy «comprometidos» de ella.

Finalmente, el sábado, agentes de la Unidad Familia Menor (UFAM) del Cuerpo Nacional de Policía procedió a la detención del sujeto y, al día siguiente, fue puesto a disposición judicial. El magistrado, una vez escuchada su versión, ordenó la puesta en libertad con cargos y dictó una orden de alejamiento.

Esta noticia omite, de forma intencionada, el facilitar cualquier tipo de información que pueda identificar a la víctima.