Imagen de archivo de agentes de la Policía Local de Palma.

19

«Mi hijo tenía sueño y yo ganas de venir al bar». De esta manera le explicó una mujer a agentes de la Policía Local de Palma por qué había dejado encerrado a su hijo en el coche mientras se encontraba en un bar bebiendo. Los hechos ocurrieron el pasado sábado sobre las 2.00 horas. El caso ya está en manos de la Fiscalía de Menores.

La central del 092 recibió el aviso de un testigo que había presenciado la terrible escena. Un niño llorando sin parar porque no podía salir de un vehículo. Rápidamente una patrulla de la Policía Local se personó en el lugar indicado, la calle Baltasar Valentí de Palma. Allí comprobaron que, efectivamente, había un menor dentro de un coche llorando. Le preguntaron si podía abrir por dentro y les dijo entre sollozos que no, que estaba bloqueado. Al pedirles por algún familiar les señaló que su madre estaba «ahí», apuntando a un bar de enfrente.

Los policías entraron al establecimiento y encontraron a la madre del menor, de nacionalidad española y 48 años, en estado ebrio. Cuestionado por si era la dueña del coche contestó de manera afirmativa y con cierta sorpresa. Los agentes le explicaron que su hijo estaba encerrado en el coche. «Mi hijo tenía sueño y yo ganas de venir al bar. Cada diez minutos salgo a ver cómo está», explicó, no sin dificultad, a los funcionarios la fémina. Tras esto, salieron junto a la mujer para sacar al niño del coche. Se había orinado encima y estaba congestionado por los llantos. Juntos, el niño y la madre, se marcharon a casa en un taxi. Está acusada de un delito de abandono temporal de menor.

Los clientes del bar relataron a los agentes que no era la primera vez que la mujer hacía esto con su hijo cuando quería beber. La Policía Local de Palma ha redactado un informe, que ya tiene en su poder la Fiscalía de Menores.