Dos de los detenidos, en el momento de pasar a disposición judicial. | Alejandro Sepúlveda

21

La Policía Judicial de la Guardia Civil de Algaida ha vuelto a cazar a presuntos estafadores inmobiliarios de Mallorca. Otra vez promociones fantasma. Los agentes han detenido a un constructor, a su mujer y a un socio que supuestamente se habrían apropiado de un millón de euros con la venta de casas modulares en la Mallorca en 2018. Hasta el momento hay diez afectados, pero no descartan que el número de víctimas aumente en los próximos días.

La pareja se negó a declarar ante el juez de Instrucción número 8 de Palma, este jueves en funciones de guardia, y el socio se desvinculó de la trama. Los tres quedaron en libertad con cargos y sin medidas cautelares. Están acusados por delitos de grupo criminal, estafa agravada, alzamiento de bienes y falsedad documental.

El principal investigado es un mallorquín que dirigía varias empresas y ofrecía casas unifamiliares por módulos en toda la Isla. Tenía a su servicio algunos arquitectos que presentaban los proyectos en los respectivos ayuntamientos.

De 12.000 a 193.256 euros

Los sospechosos realizaban los primeros trámites administrativos para el inicio de las obras y pequeños trabajos para ejecutarlas como corrimiento de tierras o excavaciones. A partir de ahí, comenzaban a pedir dinero a los clientes, que les entregaron entre 12.000 y 193.356 euros. De esta forma daban credibilidad a la actividad, pero ninguna de las dos empresas llegó a construir las viviendas.

Los investigadores de la Guardia Civil han descubierto que los detenidos falsificaban todo tipo de documentos para construir casas modulares. Contaban con trabajadores no cualificados y disponían de oficinas de atención al público.

Los agentes sospechan que la presunta estafa inmobiliaria asciende a un millón de euros entre los 10 perjudicados, que ya han denunciado. Dos de las víctimas fueron asistidas por el abogado Gregorio San José. Los investigadores continúan con las gestiones para localizar a más posibles afectados.

La Policía Judicial de Algaida ya destapó la mayor estafa inmobiliaria en Mallorca en septiembre de 2018. Aquella organización desarticulada se habría apropiado de entre 4 y 7 millones de euros procedentes de 17 promociones de viviendas inexistentes. El líder del grupo, Carlos García Roldán, ‘Charly’, se fugó a Colombia tras el pufo y fue detenido en febrero del año pasado.