La mujer, que se encuentra en la cárcel desde que fue detenida, este jueves en una sala de lo Penal. | Juan P. Martínez

6

La mujer detenida por prender fuego a cuatro contenedores en la calle Jacinto Verdaguer de Palma en junio del pasado año admitió este jueves los hechos ante la juez y aceptó un año y medio de prisión y el pago de 360 euros de multa.

La incendiaria, que se encuentra en prisión desde el 25 de junio, tendrá también que abonar 3.481 euros a Emaya y 147 a Palmallum por los daños ocasionados por el fuego intencionado.

Incendio

El suceso se remonta a la madrugada del 23 de junio. Sobre las 4.35 horas, la procesada, que vivía en la indigencia, utilizó un mechero prendió fuego a cuatro contenedores de basura y reciclaje que se encontraba en la calle Jacinto Verdaguer, en Palma. Además de calcinar los depósitos, también se vieron daños por las llamas un coche que se encontraba estacionado en las inmediaciones del epicentro del fuego y una farola. Apenas día y medio después de los hechos fue arrestada. Pasó a disposición judicial en el juzgado de guardia y fue enviada a prisión, donde se encuentra desde entonces.

Tanto la Fiscalía como la acusación particular, ejercida por Emaya, solicitaban para la acusada, defendida por el letrado Toni Vidal, cinco años de prisión por un delito de daños por incendio de bienes de uso público. Tras un acuerdo de conformidad entre las partes antes de la celebración de la vista, la condena quedó fijada en año y medio, de los que la mujer ya ha cumplido siete meses, y el pago de una multa de 360 euros.

La Fiscalía apreció el atenuante muy cualificado de toxifrenia de la acusada en el momento de cometer el delito.

Es la segunda persona condenada por la oleada de incendios que sembraron el pánico en la capital balear durante algo más de año y medio. Un hombre aceptó el pasado diciembre dos años de prisión por quemar tres depósitos de basuras el pasado mes de junio en la calle General Riera. También, como en esta ocasión, se le condenó a indemnizar a EMAYA.