El incendio de Vilafranca se originó en un brasero situado en la cocina. Foto: | EMILIOQUEIROLO

5

La Guardia Civil ha confirmado que el incendio en una casa de Vilafranca en el que falleció un niño de cinco años se originó en un brasero de la cocina. Los investigadores trabajan con la hipótesis de que no se trató de un fallo eléctrico, sino que la falda de la mesa camilla cayó sobre el aparato y se prendió fuego.

El siniestro ocurrió sobre las 10.15 horas del pasado sábado en una vivienda de dos alturas situada en el número 36 de la calle Sant Josep.

El pequeño falleció a consecuencia de las llamas y su bisabuela sufrió quemaduras leves en un brazo. Tres bomberos resultaron intoxicados por el humo cuando intentaban rescatar al menor.

Agradecimiento

La familia de la víctima agradeció este lunes la labor de los equipos de emergencias a través de un comunicado: «No hay palabras de agradecimiento. Tanto los padres como toda la familia, nunca olvidaremos vuestro esfuerzo en un día grabado en el corazón de por vida. ‘Abracitos’ al cielo».

Noticias relacionadas

Un total de 15 efectivos de bomberos de Mallorca, de los parques de Manacor y Felanitx, participaron en la extinción de las llamas junto a ambulancias y agentes de la Guardia Civil, así como la Policía Local del municipio.