Penalva y Subirán, el pasado mes de octubre en los juzgados. | Redacción Sucesos

11

El TSJB investigará al juez Manuel Penalva y al fiscal Miguel Ángel Subirán. Esta vez, la exposición razonada ha pasado el filtro de la Sala de lo Civil y Penal que ve «elementos bastantes» para aceptar la competencia ante los indicios de delito que planteaba la magistrada sobre dos aforados. El escrito de la instructora incluía indicios de dos conductas delictivas: la filtración de datos del sumario y la detención ilegal de tres de los investigados en el ‘caso IME’. La admisión a trámite del caso ha sido decidida por un tribunal formado por el presidente del TSJB, Antoni Terrasa y los magistrados Pedro Barceló y Fernando Socías. La instrucción de la causa le ha correspondido por reparto a Carlos Gómez, anterior presidente de la Audiencia.

El auto del TSJB se limita a repasar los hechos y los indicios que puso de manifiesto la magistrada en su exposición razonada. La base con la que se asume la existencia de indicios suficientes de delito por parte de Penalva y Subirán son los informes policiales y, sobre todo los mensajes del grupo de WhatsApp en el que intervenían ambos junto a los agentes del Grupo de Blanqueo. Los policías, que sí declararon como investigados ante la juez de instrucción asumieron que los mensajes eran reales, algo que no ha sido nunca desmentido por Penalva y Subirán, más allá de que en algún escrito han cuestionado quien es el autor real de algunos de ellos.

Sobre la revelación de secretos, se investigan 19 diferentes publicaciones de datos que, bien estaban bajo secreto o bien sólo eran conocidos por los investigados. El auto recoge también los mensajes en los que juez, fiscal y agentes de Blanqueo hablaba de cómo justificar la presión preventiva de tres de los detenidos en el ‘caso IME’: «Piensa en qué pruebas podemos ir a buscar o pueden alterar o manipular».

El juez y el fiscal podrán ahora ser citados a declarar como investigados y las acusaciones personadas podrán solicitar al TSJB que adopte medidas cautelares, algo que no podía acordar la magistrada que había asumido la causa tras la baja del juez Miquel Florit. Éste intentó en dos ocasiones que la Sala de lo Civil y lo Penal asumiera la investigación pero esta lo rechazó porque no se había avanzado la instrucción y no se había tomado declaración a los otros investigados. Además de Penalva, Subirán y los cuatro policías, en la causa también consta como investigada la madame del ‘caso Cursach’.

Penalva y Subirán permanecen de baja desde hace alrededor de un año. El segundo ha sido cesado de la Fiscalía Anticorrupción pero el primero no tiene ninguna medida disciplinaria.

El magistrado Miquel Florit será juzgado en febrero por el ‘caso Móviles’

El primer magistrado que será juzgado por el TSJB será Miquel Florit. El anterior instructor del ‘caso Cursach’ se sentará en el banquillo el 27 de febrero acusado de un delito de prevaricación por los autos que llevaron a acceder a los listados de llamadas de tres periodistas y a la posterior incautación de los móviles de dos de ellos.

Estas resoluciones forman parte de la investigación por revelación de secretos en el 'caso Cursach' que ahora asume el TSJB. Las acusaciones particulares, Diario de Mallorca y Europa Press, piden inhabilitar 42 años al magistrado que ya está jubilado. La Sala de lo Penal del TSJB no celebra un juicio desde 2009.

Instructora propone juzgar al juez que ordenó requisar móviles de periodistas

El juez jubilado Miquel Florit