La Fiscalía tendrá que decidir si acusa a Bartolomé Cursach. | A. Sepúlveda

8

El juez que ha asumido la instrucción del ‘caso Cursach’, Enrique Morell, reactivó este lunes la principal causa contra el empresario. En un auto cierra la instrucción de la investigación por los supuestos pagos en droga y sexo a agentes de la Policía Local en Tito’s e inicia los trámites para que puedan ser juzgados.

El escrito incluye a once agentes del cuerpo y, además del empresario, al entonces ‘número dos’ del Grupo, Bartolomé Sbert, al director Tito’s, Jaime Lladó y a otro empleado de la organización. Esta pieza se comenzó a tramitar como un jurado pero el anterior instructor decidió pararla y unirla al grueso de la acusación contra el empresario por la que el fiscal, Miguel Ángel Subirán, había ya formulado acusación y reclamaba ocho años de prisión. La causa quedó en suspenso por varios recursos ante la Audiencia Provincial y ahora, con todos ellos resueltos, el magistrado vuelve a poner en marcha el trámite para que se pronuncie la Fiscalía.

El auto de Morell reitera que la valoración de la credibilidad o no de los testigos debe decidirse en el juicio y no en fase de instrucción. La principal prueba de estas fiestas deriva de declaraciones muy controvertidas como el testigo protegido 29, la madame o ‘El Ico’. Será ahora la Fiscalía quien decida contra quién acusa y qué delitos mantiene de esta pieza.