Documento firmado por la plantilla de la Policía Local. | Redacción Sucesos

38

Los policías locales de Capdepera han dicho «basta». Los agentes se rebelan contra el actual jefe, el subinspector, Vicenç Garriga, y han decidido que no realizarán a partir de ahora ningún servicio extraordinario en el municipio.

Los funcionarios policiales mantuvieron una reunión hace unos días en el cuartel donde expusieron su malestar y expresaron su intención de no aceptar bajo ningún concepto presiones por parte de la Jefatura para multar de forma indiscriminada a sus vecinos. La plantilla, prácticamente al completo, firmó un documento en el que comunican a su jefe que «A fecha 6 de diciembre de 2019, reunida la plantilla de esta Policía Local, se acuerda que no se realizarán más servicios extraordinarios a partir de hoy».

Noticias relacionadas

El documento oficial fue ratificado por toda la plantilla, a excepción de unos cuantos que en el momento de la firman estaban de vacaciones o fuera de Mallorca, pero que avalan la decisión de sus compañeros.

La polémica surgió cuando el actual jefe de la Policía Local de Capdepera mantuvo una serie de entrevistas con parte de la plantilla para comunicarles que debían aumentar su productividad. Es decir, que si querían seguir haciendo horas extras tendrían que multar mucho más. Según denuncian varios integrantes de la plantilla, para el máximo responsable del cuerpo policial la productividad está directamente ligada a la recaudación. De hecho, estas instrucciones fueron facilitadas a los agentes de forma verbal y por escrito.