0

Al menos dos personas han perdido la vida y otras quince han resultado heridas en el ataque de miembros de la guerrilla comunista del Nuevo Ejército del Pueblo (NPA) en el este del país Filipinas, según ha comunicado el Gobierno este sábado.

El secretario de Comunicaciones, Martin Andanar, ha explicado que el ataque tuvo lugar este viernes por la noche en la ciudad de Borongan, en la provincia de Samar Oriental, en el este de Filipinas, cuando unos policías viajaban en un vehículo que fue asaltado con una explosión y tiroteado posteriormente.

Andanar ha mostrado la repulsa del Gobierno hacia estos ataques y ha lamentado la muerte de las dos personas, uno de ellos policía, que fallecieron tras el ataque «sin sentido», ha dicho, de la guerrilla, una de las más longevas del sureste asiático, pues opera desde la década de los 60.

El ataque se ha producido, tal y como ha precisado la estatal agencia filipina de noticias, cuatro días después de que el presidente del país, Rodrigo Duterte, admitiera que está considerando la posibilidad de un acercamiento con los rebeldes.

Si bien el presidente anunció que se retomarían las negociaciones de paz con el fundador de la guerrilla, Jose Maria Sison, quien se cree sigue dirigiendo la organización armada desde su exilio en Países Bajos, los últimos ataques contra las tropas del Ejército han provocado que el Gobierno dé marcha atrás en los diálogos.