Imagen del acusado del incendio en 2013 en la Serra de Tramuntana, durante el juicio. | A. Sepúlveda

8

El acusado por el incendio más devastador de Mallorca ha asegurado en el juicio en la Audiencia de Palma que fue «sin querer» y ha pedido disculpas. Ignacio G. solo ha respondido a las preguntas de su abogado. El hombre ha comentado que hizo una barbacoa el 25 de julio de 2013 en su finca de Andratx. Al día siguiente echó los restos en una zona llena de hojas secas al pensar que «no había peligro».

«Soy de campo y me ha pasado esto», ha señalado el procesado. «Lo siento mucho», ha añadido visiblemente afectado. Después de echar los restos de la barbacoa se tumbó en el sofá de su domicilio y su hermano le llamó a los pocos minutos para decirle que estaba ardiendo.

El sargento del Seprona de la Guardia Civil ha declarado que se trató del incendio «más peligroso que he visto y el que más hectáreas afectó». Se juntaron una serie de factores. «Mes de julio, terreno muy seco, mucho viento, zona escarpada y de difícil acceso», ha explicado.

La Fiscalía pide siete años y medio de prisión para Ignacio G. y el pago de indemnizaciones que ascienden a 6,9 millones de euros al presunto responsable del incendio que devoró 2.347 hectáreas de la Serra de Tramuntana en 2013.

El incendió se originó sobre las 12.00 horas del 26 de julio de 2013 en una finca rústica de Andratx situada en la ladera de la montaña conocida como Sa Coma y Can Curt.

El ministerio público sostiene que el fuego arrancó por las brasas de un montón de restos de poda que prendieron fácilmente debido a la gran cantidad de hojarasca que había sobre el terreno. La temperatura, ese día y en esa zona, alcanzaba los 38 grados. El acusado no contaba con la pertinente autorización para emplear el fuego en la limpieza del terreno.

Las llamas se propagaron con gran virulencia y afectaron a los municipios de Andratx, Estellencs y Calviá. El incendio no pudo ser extinguido hasta el 30 de julio a pesar de los notables recursos logísticos empleados para sofocarlo.

El fuego calcinó 1.278 hectáreas de terreno catalogado como protegido que son parte del Paraje Natural de la Serra de Tramuntana, 293 hectáreas de la zona de la finca pública de La Trapa, 535 hectáreas situadas entre Cala de Ses Ortigues y la Cala de Estellencs, y 192 hectáreas ubicadas entre la finca de Es Galatzó y S'Esclop.

A consecuencia del incendio fueron evacuadas 750 personas residentes entre las localidades de Estellencs, Sa Coma Calenta, Sa Coma Freda, del campamento de La Trapa, del camino de es Castell de la zona de S'Arracó, y de la zona de Font des Bosc.

El monto total de las indemnizaciones incluye partidas de 538.000 euros y de 392.000 euros y el gasto que supuso para la Consellería de Agricultura, Medio Ambiente y Territorio hacer frente al fuego con medios aéreos y terrestres.

También se solicita para la citada consellería del Govern otra suma de unos 3,3 millones de euros por la reposición de los terrenos forestales afectados y la rehabilitación de la zona.

La indemnización que se reclama para el Servicio de Explotación y Conservación de carreteras del Consell de Mallorca se eleva a 1,6 millones de euros por la reparación y limpieza de cunetas de la Ma-10.

Para el Ayuntamiento de Andratx se solicita una indemnización próxima a los 100.000 euros por los daños ocasionados en los acuíferos de la zona afectada por el incendio.