Miguel Ángel Subirán, en una imagen de archivo. | Alejandro Sepúlveda

18

La Fiscalía General del Estado echa a Miguel Ángel Subirán de Anticorrupción. El Boletín Oficial del Estado publica este miércoles el acuerdo por el que se le expulsa, una decisión que sigue a su apartamiento de la instrucción del 'caso Cursach' por las posibles irregularidades cometidas durante esa instrucción.

La decisión arranca con una petición del fiscal jefe Anticorrupción, Alejandro Luzón, que fue secundada tanto por el Consejo Fiscal, órgano de gobierno del ministerio público, como por el fiscal superior de Baleares, Bartomeu Barceló.

Formalmente el acuerdo se justifica porque todas las causas para las que había sido designado Subirán en Anticorrupción han sido bien archivadas o bien han tenido ya una sentencia. Al no tener más asuntos se decide devolver su adscripción a la Fiscalía de Baleares.

Noticias relacionadas

Sin embargo, detrás de esta decisión subyacen las sospechas sobre su actuación. Anticorrupción ya informó a favor de que fuera imputado ante el Tribunal Superior para investigarle por posibles delitos de revelación de secretos, de obstrucción a la justicia y deslealtad profesional. La Policía Nacional apunta a hechos más graves en varios informes, como organización criminal, detenciones ilegales y coacciones a testigos e investigados en el 'caso Cursach'.

Subirán está de baja desde hace meses y está personado en la causa en la que se le investiga, a la espera de que se eleve de nuevo el caso ante el TSJB.

La Guardia Civil ha iniciado también un expediente para valorar si le quita la licencia de armas ante varios incidentes que ha protagonizado. Por uno de ellos, la inspección fiscal ha abierto a su vez diligencias informativas por si le corresponde una sanción disciplinaria.

Su llegada a Anticorrupción se produjo hace una década, en medio de la investigación de causas contra la antigua Unión Mallorquina. Varios de los casos que protagonizó como fiscal, como 'Picnic' terminaron en archivos. A partir de 2014 inicia la investigación en torno a la Policía Local de Palma. La aparición de los mensajes de WhatsApp que cruzó con el juez, Manuel Penalva, y los policías del Grupo de Blanqueo han terminado con él fuera de la Fiscalía delegada.