La Guardia Civil, en una imagen de archivo, se ha hecho cargo de la investigación para esclarecer los hechos. | Archivo UH

32

Un ciclista nigeriano de 24 años falleció en la medianoche de este martes en la carretera de Manacor, a la altura de Santa Eugenia, tras ser atropellado por un coche. Marvis I.O. circulaba por mitad de la vía sin chaleco reflectante ni luces y la conductora no pudo hacer nada por esquivarlo.

El accidente se produjo sobre las 00.40 horas, a la altura del kilómetro 8,300, en dirección a Palma. De acuerdo con los datos facilitados por la Oficina Periférica de Comunicación (OPC) de la Comandancia palmesana, el ciclista estaba en mitad de la vía pedaleando y la conductora, debido a la poca luz que hay en carretera, no lo detectó a tiempo y cuando lo vio fue demasiado tarde.

El impacto fue tremendo y el joven y la bicicleta salieron despedidos; primero contra el cristal delantero del coche y después contra el asfalto. La joven detuvo el coche y, en estado de shock, pidió ayuda.

Fallecido

Hasta ese punto kilométrico se desplazaron dos ambulancias del 061 y varios equipos de la Guardia Civil de Tráfico, que confirmaron que el inmigrante había fallecido y no se podía hacer nada por él. De hecho, todo apunta a que la muerte fue instantánea debido a la violencia del choque.

Los agentes de la Benemérita regularon la circulación en ese tramo oscuro para advertir a otros conductores que se había producido un grave accidente y que disminuyeran la velocidad. Uno de los carriles fue cortado a la circulación para que los equipos de emergencia pudieran trabajar sin problemas y en un primer momento hubo dificultades para identificar al inmigrante africano, ya que llevaba encima documentos de distintas personas. Los funcionarios policiales le tomaron las huellas dactilares y finalmente se confirmó que se trataba de Marvis I.O., nacido en 1995 en Nigeria.

La empresa funeraria retiró el cadáver del ciclista y lo trasladó hasta el instituto anatómico forense de Palma, donde está previsto que se le practique la autopsia. Los agentes intentaron entrevistarse con la conductora, pero estaba en un estado de tal ansiedad que fue complicado que explicara lo que había ocurrido. El africano tampoco llevaba el casco, que es reglamentario cuando se circula en carreteras. Una hora después del accidente, se abrió al tráfico el carril que había sido clausurado de forma provisional. En ese tramo oscuro se han registrado otros accidentes graves y también alguno mortal.

Negativo en el test de alcoholemia

La conductora del coche Kia que arrolló mortalmente al ciclista fue sometida a la prueba de alcoholemia y dio resultado negativo.

Fuentes de la Guardia Civil explicaron que es legal que una bicicleta circule por la carretera de Manacor, ya que no es ni autovía ni autopista. Sin embargo, el ciclista debe ir con chaleco reflectante, casco y luces. Y circular por el margen derecho de la carretera.