Uno de los bomberos desplazados al lugar, dentro de uno de los locales afectados por el derrumbe del techo. | Michel's

2

El derrumbe del techo de dos locales de comida rápida en Magaluf acabó en solo un susto. Ocurrió en la mañana de este miércoles. Si el suceso hubiese tenido lugar horas antes, estas líneas serían otras. La principal zona turística de Calvià aún congrega a cientos y cientos de turistas cada noche. Y los establecimientos afectados se encuentran a unos pocos metros de Punta Ballena.

El incidente tuvo lugar sobre las 11.00 horas en la calle Martín Ros García de Magaluf. Un fuerte estruendo alertó a los turistas y trabajadores de los hoteles cercanos, que rápidamente avisaron a los servicios de emergencias. No sabían qué había ocurrido, sólo que un ruido procedente de los locales de comida rápida interrumpió la calma que reina a esas horas en la zona.

Hasta el lugar se desplazaron varios vehículos de los bomberos, procedentes del parque de Santa Ponça, y la Policía Local de Calvià. No localizaron a los propietarios de los locales y ante la duda de lo que podía haber pasado dentro, optaron por forzar la persiana. Dentro se encontraron el techo hundido de los dos locales y una pared de establecimiento contiguo.

Debido a la enorme expectación que suscitó se congregaron en el lugar de los hechos decenas de turistas curiosos. Debido a ello, la policía local tuvo que acordonar la zona. Una vez en el interior de los restaurantes, pudieron comprobar los graves daños ocasionados por el derrumbe.

Los bomberos estuvieron revisando la estructura para evitar más daños. Asimismo los técnicos municipales, junto a un arquitecto, se personaron en los locales para elaborar un informe destinado a determinar el alcance del perjuicio. Las primeras hipótesis apuntan a que el motivo del derrumbe pudo ser la humedad existente en esa zona en concreto y la antigüedad de la construcción, que según fuentes del consistorio de Calvià, datan de los años 60.