0

La Fiscalía de Baleares solicita 36 años de prisión a un joven por el asesinato de la pareja sentimental de su madre, a quien también intentó matar en enero del año pasado con una bayoneta. Ocurrió en el domicilio que compartían en la Costa den Blanes.

En su escrito la Fiscalía acusa al joven de un delito consumado de asesinato por alevosía y ensañamiento, y de otro de intento de asesinato también con alevosía y ensañamiento. Los hechos ocurrieron la noche del 11 de enero de 2018 cuando el acusado, de nacionalidad ucraniana y por entonces de 27 años, se enzarzó en una discusión con su madre, de 46 años, a raíz de que le recriminara su conducta.

El acusado, quien de acuerdo a su testimonio hacía tiempo que se sentía acosado psicologicamente por su madre y su compañero, se hizo con una bayoneta con una hoja de 12 centímetros que guardaba en su cuarto y por sorpresa atacó a su progenitora, a la que asestó tres puñadas, dos en el torax y una en el abdomen.

Casi acto seguido y al observar que se acercaba el hombre pareja de su madre con la intención aparente de defenderla, el acusado, y según el escrito de la Fiscalía, le asestó a un golpe en la cabeza al agresor con un taco de madera, una puñalada en el brazo, otra en el pulmón y una tercera en el abdomen.

Noticias relacionadas

Tras estos hechos el joven salió al jardín de la vivienda y arrojó la bayoneta a la casa del vecino, pero como al regresar de nuevo al interior comprobó que su madre y su pareja todavía respiraban fue a la cocina en la que cogió un cuchillo grande para rematar a las víctimas sin que pudieran oponer resistencia alguna.

Con este cuchillo de cocina, el acusado asesto otras 21 puñaladas al compañero sentimental de su madre, de 61 años, y con tal fuerza que rompió la hoja. Murió a causa de shock hipovolémico con parada cardiorespiratoria.

Posteriormente, se dirigió hasta el lugar en el que estaba su madre, a quien apuñaló otras 18 veces y precisó 299 días de curas médicas de los que 200 días estuvo impedida para el ejercicio de sus funciones a causa de las múltiples heridas.

Una vez llevadas a cabo estas acciones, el joven, que comenzará a ser juzgado el próximo lunes 23 de los delitos por los que es acusado, cogió el teléfono móvil de la pareja de su madre y llamó al 112 para informar de que había dos cadáveres en su casa.