La Guardia Civil de Inca detuvo al joven por un presunto delito de exhibicionismo. | A. Sepúlveda

4

Un joven se enfrenta a un año y medio de cárcel por masturbarse delante de dos menores de edad en Playas de Muro en 2017. La Fiscalía pide que el acusado, de 29 años, indemnice a las víctimas con 300 euros a cada una por los daños morales ocasionados.

Los hechos se remontan al 9 de junio de ese año. El joven se dirigió sobre las 16.15 horas a la calle Pollentia de Alcúdia en un coche de alquiler. Llamó a una menor para que se acercara, pero no le hizo caso y le preguntó por una gasolinera. La niña le respondió dónde estaba y el hombre le enseñó sus genitales.

El mismo día, sobre las 19.00, acudió a la calle Can Blau de Playas de Muro, frente a la iglesia. El hombre, según el escrito del ministerio público, conducía despacio y algo recostado cuando comenzó a masturbarse mientras miraba a una niña de 10 años, que circulaba en bicicleta junto su hermana, también menor, y su madre.

La acusación pública reclama un año y medio de cárcel para el sospechoso por un delito de exhibicionismo con la agravante de reincidencia. Además, pide que se le imponga una medida de libertad vigilada durante dos años. El juicio contra el acusado, defendido por el abogado Miguel López Bortón, se celebrará próximamente en Palma.

Antecedentes por delitos de exhibicionismo

El joven, que se negó a declarar ante la Guardia Civil de Inca tras ser detenido, tiene varios antecedentes por delitos de exhibicionismo en Gandía (Valencia).

Ha sido condenado a penas de multa en 2014 y 2015. La madre de las dos menores recordó que sus hijas vieron al sospechoso tocándose las partes íntimas cuando se pararon a beber agua. Las niñas se encontraban jugando a Pokémon cuando observaron al joven masturbándose en el interior de un coche pequeño de color gris.