La presencia de los seis sospechosos, así como la de sus respectivos abogados, hizo que la sala de lo Penal número 2 de Palma quedase pequeña. | Juan P. Martínez

14

Se dedicaron a desvalijar chalets en Mallorca durante el verano de 2018. Marratxí, El Toro (Calvià) y Bahía Azul (Llucmajor) fueron los núcleos elegidos para sus actuaciones. Fueron detenidos a finales de noviembre del pasado año y este lunes fueron juzgados. La banda, integrada por seis miembros, se dividió en dos. Tres se dedicaban a robar y los otros tres a intentar colocar los objetos sustraídos. Los primeros fueron condenados este lunes a cuatro años y tres meses de prisión; los receptadores aceptaron penas que suman cuatro años.

Los acusados, cinco de nacionalidad chilena y un español, admitieron este lunes los hechos ante la juez del Penal número 2 de Palma. Reconocieron haber cometido un total de 37 robos en viviendas de Calvià, Llucmajor y Marratxí después de forzar los accesos a los inmuebles que previamente seleccionaban para desvalijar.

La ‘Operación Palton’ se inició el verano pasado tras recibirse una gran cantidad de denuncias de propietarios de, sobre todo, chalets que afirmaban haber sido víctimas de robos en sus viviendas. Los agentes de la Guardia Civil del Pont d´Inca, tras varias semanas de investigación, consiguieron dar con los ladrones y recuperar una gran cantidad de efectos robados por la banda. Entre lo sustraído se encontraban joyas de gran valor económico, relojes de lujo, cámaras fotográficas, aparatos electrónicos y hasta gafas de sol, además de una importante cantidad de dinero en metálico.

Este lunes, los tres miembros más activos, que perpetraban los asaltos, aceptaron penas de más de doce años de cárcel. Cuatro años y tres meses cada uno por pertenencia a grupo criminal, estafa y robo con fuerza.

Los tres receptadores por su parte asumieron un año y tres meses, dos años y nueve meses por poner en el mercado los objetos robados a sabiendas de su procedencia. Asimismo tendrán que indemnizar a una importante cantidad de víctimas de los atracos.

Arrestado en un avión

Tenía el cinturón abrochado y contaba con abandonar Mallorca con destino a Londres después de formar de manera activa de los ladrones que actuaban en tres municipios de la Isla el pasado verano. Lo que no creía es que agentes de la Guardia Civil irrumpirían en el avión y lo detendrían. Horas antes habían arrestado a los otros cinco miembros de la banda en las habitaciones que tenían alquiladas en un bar situado cerca de la plaza de las Columnas de Palma. Los investigadores, después del recuento de todo lo recuperado, estimaron el valor de los objetos en más de 100.000 euros. Muchos propietarios pudieron recuperar parte de lo que le habían robado.