El ultraligero cayó a cinco metros de la vivienda. | A. Sepúlveda

19

Fuentes próximas a la investigación a las que ha tenido acceso Ultima Hora y corroboradas por varios expertos, apuntan que ambos pilotos no se vieron y por consiguiente no pudieron evitar la colisión. Desde Enaire, ente público que regula el espacio aéreo español, se confirma que concretamente la zona de Mallorca en la que se produjo el accidente se corresponde con un espacio aéreo Clase G en el que las aeronaves vuelan en condiciones de vuelo visual y de acuerdo a reglas internacionales. Es decir, en las que no se presta servicio de control aéreo ni existen requisitos obligatorios de comunicación radio con los controladores aéreos. Una zona en la que la responsabilidad de mantener la separación con el terreno y con las otras aeronaves de la zona es de los pilotos al mando.

Especialistas de la Comisión de Investigación de Accidentes Aéreos del Ministerio de Fomento ya se encuentran en la Isla para hacerse cargo de la investigación de las causas del accidente registrado el pasado domingo en Inca donde fallecieron siete personas que volaban en un ultraligero y un helicóptero.

Fuentes de la Delegación del Gobierno en Baleares explicaron que se trata de personal que complementará el trabajo realizado por los investigadores de la Guardia Civil. Se entrevistarán con posibles testigos oculares del siniestro y estudiarán las piezas recuperadas para tratar de detectar impactos que puedan ayudar a esclarecer las causas del accidente. Esta comisión elaborará un plano para observar la dispersión de los restos de las aeronaves sobre el terreno.

Ramón Morey, delegado del Gobierno en Baleares, explicó a los medios que estos técnicos pertenecen a la comisión de investigación de accidentes e incidentes de Aviación Civil, del Ministerio de Fomento, que «no tienen fecha de salida» y que estarán en la isla «el tiempo necesario para averiguar qué es exactamente» lo qué pasó para que no se vuelva a producir. Los integrantes de esta comisión son los que intervienen en todos los accidentes que se producen en España, como el registrado en el trágico accidente de Spanair en el aeropuerto de Madrid. Su objetivo será «no tanto buscar responsabilidades», sino conocer las «causas» del siniestro aéreo.

Noticias relacionadas

Cota de vuelo

La cota de vuelo para este tipo de aeronave que opera por debajo de mil pies (300 metros) es una responsabilidad exclusiva de los pilotos, según Enaire. Existe una regulación de la Organización de Aviación Civil Internacional, que fija el reglamento para la circulación visual (VFR) e instrumental (IFR).