Estado en el que han quedado los vehículos implicados en la colisión. | PERIÓDICO DE IBIZA Y FORMENTERA

11

Un joven de 24 años resultó herido muy grave ayer tras el choque del turismo que conducía, un Volkswagen Polo, y un camión de suministros de agua en la PM-820 entre la Savina y Sant Francesc.

El chico, un trabajador español de temporada en Formentera, fue el único herido tras el accidente. Tras ser atendido por una unidad de soporte vital avanzado fue trasladado al Hospital de Formentera con un traumatismo craneoencefálico y torácico. Debido a la gravedad de las secuelas fue evacuado posteriormente en helicóptero a la Policlínica Nuestra señora del Rosario de Ibiza, donde se mantiene desde entonces estable, según fuentes de IbSalut.

El conductor del camión, Enrique Bañón, resultó ileso. Según su relato, los hechos tuvieron lugar pasadas las siete de la mañana cuando él se disponía a empezar su jornada laboral y tan solo unos 150 metros más adelante del aparcamiento donde la empresa de transportes guarda sus vehículos. «Unos segundos antes de cruzarnos el vehículo invadió mi carril y finalmente impactó contra el camión», relató. Pese a que él intentó desviarse lo máximo posible a la derecha del carril y frenar su vehículo, «el coche venía bastante rápido y no sirvió de nada».

Aunque Bañón defendió que la velocidad de su vehículo no superaba los 50 kilómetros por hora, «fue un golpe muy fuerte, porque el camión iba cargado», explicó. Tal y como detalló, su vehículo podía pesar en esos instantes hasta 18 toneladas que impactaron de lleno en el coche. Por esta razón, el joven ocupante del turismo quedó atrapado entre los hierros y fueron necesarias las tareas de los bomberos para su excarcelación.

En el caso de Enrique, según explicó, no necesitó atención médica ya que no sufrió ningún daño por la colisión. «El camión es muy alto, tiene mucho hierro por delante y al ver que venía el impacto yo me agarré fuerte al volante como pude, así que gracias a Dios no me pasó nada», comentó. El transportista también relató que, siguiendo el procedimiento habitual en estos casos, agentes de Tráfico le hicieron un control de alcoholemia y resultó negativo. «Yo no tenía ningún síntoma de nada, estuve tranquilo y muy seguro de todo lo que estaba haciendo», afirmó.

Hasta el momento se desconocen las causas concretas del incidente más allá del relato de Bañón. La Guardia Civil se está haciendo cargo de la investigación.