El joven de 20 años ha sido trasladado al hospital de Son Espases. | T. Ayuga

10

Un turista sueco de 18 años de edad se encuentra ingresado en estado crítico en el hospital de Son Espases al golpearse en la cabeza tras precipitarse desde un muro de cuatro metros en las inmediaciones de su hotel en Magaluf. El suceso, que causó un gran revuelo en la zona, tuvo lugar sobre la una de la madrugada de este viernes.

El joven sufrió un fuerte golpe en la cabeza al caer y quedó inconsciente sobre el pavimento. Los testigos del accidente avisaron rápidamente a los servicios de emergencia ante la gravedad de los hechos. Una UVI móvil del Ib-salut atendió en el lugar de los hechos al herido y decidió trasladarlo de inmediato a la clínica.

Según la versión de los acompañantes de la víctima, el joven, de tan solo 18 años de edad, había ingerido una importante cantidad de alcohol horas antes. Se encontraba subido a un muro de unos cuatro metros frente al hotel Vistasol, en la calle Alt de Magaluf, a escasos metros de Punta Ballena, donde se encontraba alojado.

En un momento dado, sobre la una de la madrugada de este viernes, por causas que se investigan, cayó de cabeza al querer descender desde donde se encontraba, una altura de unos cuatro metros. Debido al fuerte impacto perdió el conocimiento y quedó tendido en el suelo, sin poder responder a los estímulos de sus amigos. Estos, asustados por la escena, avisaron a los servicios de emergencias. Minutos después llegó una ambulancia. Los sanitarios tuvieron que reanimar a la víctima, que había entrado en parada cardiorrespiratoria. Cuando lo consiguieron, decidieron trasladarlo al hospital de Son Espases, donde se encuentra ingresado en estado crítico. La Guardia Civil se hizo cargo de la investigación. Todo apunta, según fuentes próximas al caso, que la caída ocurrió de manera accidental y no hubo terceras personas implicadas. Así lo confirmaron a los agentes los compatriotas del joven que en el momento del suceso estaban con él.

Fallecidos por 'balconing'

A pesar de que el caso del turista sueco no puede considerarse como ‘balconing’, al menos como se entiende en la Isla el fenómeno de precipitarse desde la terraza del hotel, lo cierto es que el chico de 18 años se ha convertido en el primer caso serio de turista herido en Magaluf, cuando aún no ha arrancado la temporada alta. Solo el pasado año el ‘balconing’ se cobró la vida de seis jóvenes visitantes, la mitad de ellos en el mismo edificio de apartamentos.