El hijo de Gloria Zavala sigue en paradero desconocido y los investigadores creen que pudo llegar a Francia o Bélgica. | Redacción Sucesos

17

Cada día que pasan más pruebas apuntan al hijo de Gloria Zavala como autor del asesinato. El menor, de 16 años, sigue desaparecido junto a su novia y ahora se ha descubierto que el domingo, tras la muerte violenta de la señora ecuatoriana, accedió al ordenador de su madre y borró todas las fotos que ella tenía con él.

El episodio que ahora investiga el Grupo de Homicidios se produjo el domingo por la tarde, cuando la mejor amiga de la fallecida, y madrina del adolescente, acudió a la casa muy inquieta porque desde el viernes por la noche no sabía nada de Gloria Zavala. P., el menor, estaba «muy tranquilo, como si no hubiera pasado nada», según la declaración de la testigo en la policía.

Noticias relacionadas

Contraseñas

La madrina estaba muy inquieta porque era la primera vez que había desaparecido la limpiadora de Aqualand y estaba convencida de que algo «muy malo» le había ocurrido. Entonces se le ocurrió revisar la agenda de internet de su amiga, por si anotaba adónde iba y podían seguir alguna pista. Lo comentó con el chaval, que le dijo que no se preocupara porque él sabía las contraseñas digitales de su madre. A continuación, P. entró en la cuenta de Facebook de Gloria Zavala, pero no se preocupó de buscar su agenda de trabajo, sino que borró una por una todas las fotos que la ecuatoriana tenía con él. Después, empezó a eliminar todo su rastro de internet, en Instagram y otras plataformas.

Otro detalle de la investigación a la que ha tenido acceso este periódico es que la policía no ha encontrado ni el bolso, ni el teléfono móvil ni los efectos personales de la mujer asesinada. Y que podrían haber sido arrojados a la basura por su verdugo. También ha trascendido que el menor colocó el candado en el garaje el viernes. Esa noche, los investigadores creen que Gloria Zavala fue atacada mortalmente. Su móvil dejó de funcionar a las 21.15 horas, cuando estaba wasapeando con su jefa y se desconectó. Para siempre.