El abuelo de la bebé fallecida, convencido de que la había dejado en la guardería La Policía Nacional, al frente de la investigación, considera que fue un accidente. | CNP-JOAN SOCIES¶

7

La jueza de Instrucción número 1 de Manacor, Ana Salmerón, se opone a archivar el caso del abuelo que olvidó a una bebé en un coche en Manacor el pasado agosto. La niña, de diez meses de edad, falleció por un golpe de calor el pasado verano tras pasar ocho horas encerrada en un Renault Scenic.

El abogado del hombre, Miguel Ángel Ordinas, pidió a la magistrada que archive el caso. «Lo que pasó fue un descuido, un olvido... una desgracia. El investigado, abuelo paterno de la bebé fallecida, tendrá que vivir con ello durante el resto de su vida. Esa será su condena permanente. La peor condena posible».

La fiscal se opuso al considerar que la muerte de la pequeña se podría haber evitado «con una mínima atención y cuidado que cualquier persona hubiera adoptado». La jueza da la razón a la representante del ministerio público, que sostiene que se produjo «un olvido elemental más allá de un posible despiste».

«Este accidente tiene relación de causalidad con la conducta desplegada por el investigado, o siendo más preciso, con su omisión. (...) Concurren los elementos necesarios para que pueda apreciarse una conducta imprudente», señala el auto de la magistrada Ana Salmerón.

El abuelo se encargaba de llevar a la menor a la guardería desde hacía aproximadamente dos semanas. La mañana del 10 de agosto olvidó a su nieta en el interior del turismo. Tenía que haberla dejado en la guardería.

Noticias relacionadas

El hombre dijo que se olvidó y que tras tomar un café se marchó al centro. Regresó al cabo de ocho horas y encontró a la bebé sin vida. Intentaron reanimarla pero no pudieron salvarla.