El juez Manuel Penalva y el fiscal Miguel Ángel Subirán han mantenido grandes polémicas con numerosos abogados de la causa, que les acusaban de llevar a cabo una instrucción «desastrosa» del ‘caso Cursach’. | A. Sepúlveda

48

Un oficio remitido al Juzgado de Instrucción número 12 de Palma por parte de los dos policías nacionales de élite que han investigado la reiterada revelación de secretos en el ‘caso Cursach’ apunta al exjuez y el fiscal por las filtraciones a la prensa. En el informe, se cita expresamente a Manuel Penalva y Miguel Ángel Subirán y se confirma que antes de ciertas publicaciones tuvieron contacto telefónico con un periodista.

«Respecto del teléfono del periodista, únicamente se han detectado por el momento conversaciones con una persona que pudiese tener acceso a la información presuntamente filtrada, en concreto el fiscal Miguel Ángel Subirán. Se significa que también se han detectado conversaciones con el juez Manuel Penalva si bien este último no tendría acceso a la causa desde que fue apartado de la instrucción por decisión judicial», escriben los dos mandos policiales en el oficio, que ya ha sigo entregado a las partes del proceso.

Conversaciones

Noticias relacionadas

A continuación, los investigadores de la Policía Judicial añaden: «El día 23 de julio se produjeron unas conversaciones entre el periodista y el juez y el fiscal. Dos días después (25 de julio) se publica la noticia digitalmente y al día siguiente en el mismo diario en su edición física, siendo esta noticia a la que hace mención la defensa de Bartolomé Sbert en la segunda denuncia». Los policías siguen rastreando y concluyen que «realizadas las correspondientes pesquisas se comprobó que la noticia daba cuenta de lo dispuesto en el auto judicial de fecha 17 de julio de 2018 en el marco de las diligencias previas 998/2018 declarado secreto. Dicho auto solo fue remitido a la Delegación Especial de la Agencia Tributaria en Baleares, al Grupo de Blanqueo de Capitales de la Policía Nacional y al Ministerio Fiscal».

Llegados a este punto, los dos investigadores que intervinieron los móviles de profesionales de la prensa apuntan que «es por ello que en la misma denuncia el letrado Antonio Martínez Quereda hace hincapié en la sensación de impunidad que tendría el presunto autor de las filtraciones, al revelar nuevos datos secretos a pesar de la incoación reciente de una pieza separada para la investigación de presuntas revelaciones de secretos por funcionario público».

El oficio no acusa directamente al exjuez del caso o al fiscal, que están aforados, y debería ser el Tribunal Superior de Justicia de Balears el que entrara a valorar la situación. Por otra parte, la Asociación de Víctimas de Arbitrariedades Judiciales (JAVA), que aglutina de momento a unos 25 policías locales imputados en el ‘caso Cursach’, ha presentado una querella contra Penalva y Subirán por revelación de secretos en la causa.