La Policía Nacional montó de madrugada un dispositivo para detener a los tres portugueses. | Archivo

12

Nuevo asalto a taxistas en Palma. En la madrugada de este viernes tres jóvenes propinaron una paliza a un chófer en la barriada de Cala Major y le causaron heridas. Después, le desvalijaron la recaudación y el teléfono móvil.

De acuerdo con los datos recabados por este periódico, sobre las dos y cuarto de la madrugada tres muchachos –que al parecer no eran españoles– le pidieron a un taxista que los trasladara hasta la calle Bartomeu Quetglas, una vía sin salida. Al llegar, uno de ellos le agarró por el cuello y otro comenzó a propinarle puñetazos en el abdomen, que le dejaron casi sin respiración. El tercero también le pegó y le arrebató la recaudación y el móvil y a continuación los tres huyeron a pie.

El chófer, en cuanto pudo recuperarse, pidió ayuda en una gasolinera próxima y el caso pasó a manos de la Policía Nacional, que envió a todas las dotaciones disponibles hasta Cala Major. El taxista fue atendido en un centro médico y después recibió el alta, aunque estaba muy dolorido por los golpes que recibió, que según explicaron sus compañeros fueron «muy violentos». «Está en casa (contaron este viernes por la tarde), pero tiene muchos hematomas porque la paliza fue tremenda».

La policía realizó batidas por los alrededores de la calle Bartomeu Quetglas y buscó a los atracadores, de los que se sospecha que se separaron para no llamar la atención. Los investigadores creen que vivían en aquella zona o que tenían un vehículo aparcado en las inmediaciones para darse a la fuga. Este viernes por la mañana, los investigadores continuaron con las pesquisas para localizar a los tres jóvenes y visionaron algunas cámaras de seguridad de la zona. Los atacantes hablaban portugués.

Noticias relacionadas

El pasado fin de semana, un joven venezolano intentó asfixiar a un taxista que lo recogió en las Avenidas de Palma y lo trasladó hasta la calle Terral, en s’Arenal de Llucmajor. En aquella ocasión, el móvil del asalto no fue el dinero. El atacante quería estrangular a su víctima.