Agentes de la Guardia Civil durante el registro de la casa de Bernardo Montoya, el hombre de 50 años detenido por su implicación en la muerte de la joven zamorana de 26 años Laura Luelmo. | Efe

20

La Guardia Civil tiene ya pruebas suficientes de que Bernardo Montoya violó a Laura Luelmo en su casa, tal y como han confirmado a ABC este jueves fuentes de la investigación. El detenido retuvo a la víctima durante varias horas y, tras consumar su agresión, le propinó una paliza mortal.

Este mismo jueves los investigadores han encontrado restos de sangre en la casa de Bernardo Montoya en El Campillo que podrían corresponder a su víctima, según han indicado fuentes cercanas a la investigación. Unos restos biológicos que el agresor, detenido este miércoles por la Guardia Civil, no pudo hacer desaparecer a pesar de haber fregado la vivienda para borrar cualquier pista.

Montoya había confesado que secuestró, intentó violar, sin conseguirlo, y mató a la joven profesora zamorana. Pero las informaciones que se están descubriendo en la investigación y en la autopsia demuestran que el hombre mintió en casi toda su versión del crimen.

La autopsia también ha certificado que Laura Luelmo pereció de un fuerte golpe en la frente, pero su cuerpo presentaba muchos más golpes. Los investigadores cuentan con otro dato crucial: tanto el teléfono de Luelmo como el de su agresor les posicionaron en esa vivienda durante la tarde del miércoles.

Noticias relacionadas

Como detalla ABC, aún se desconoce si Laura seguía con vida o no, ya que las primeras pruebas forenses indican que la muerte se produjo entre las 48 horas y las 72 horas después de la desaparición. Bernardo Montoya introdujo a Laura en el maletero de su coche, envuelta en una manta y condujo hasta el paraje donde fue encontrado el cuerpo, a unos cuatro kilómetros de El Campillo.