Rafa Pantoja a su llegada a los juzgados de Palma. | Alejandro Sepúlveda

Rafa Pantoja, el hombre que asesinó a puñaladas a su expareja en Conforama y que permanece ingresado desde entonces en la cárcel de Palma, permanece con vigilancia especial en la cárcel de Palma para evitar que se suicide. De hecho, el asesino de Sacramento Roca parece ser que ha intentado autolesionarse en varias ocasiones desde que ingresó en la prisión palmesana.

El interno está sometido a un PPS (Protocolo Prevención Suicidios) y cuenta con un interno de apoyo las 24 horas del día. De hecho, se intentó trasladar al reo a un módulo de respeto, pero se quiso estampar la cabeza contra las duchas. Ante este incidente, se decidió mantenerlo en la Enfermería.

Noticias relacionadas

Rafael Pantoja no habla con nadie. Va todo el día cabizbajo, acata la normativa y tiene asignado a un preso sombra que se encarga de vigilarlo y evitar que se autolesione. El recluso de apoyo es un delincuente de perfil más bien bajo. Toma antidepresivos desde que entró en la cárcel.

El departamento en el que reside es muy tranquilo y está controlado en todo momento, según fuentes penitenciarias. Lo habitan unos 30 internos. Se trata del mismo lugar en el que estuvo el expresident Jaume Matas cuando lo trasladaron a la prisión por el juicio del ‘caso Over’. ‘La Paca’, histórica narcotraficante del poblado del poblado de Son Banya, también pasó una larga temporada allí.

Pantoja permanecerá en la enfermería entre uno y tres meses. Hasta que el equipo técnico, psicólogo y educador decidan que puede pasar a un módulo «más normalizado».